Condenado por injurias a la periodista Sara Solomando a través de Twitter

El juez advierte que el hecho de que la afectada tenga un perfil público por su trabajo no justifica que le dirijan expresiones hirientes.

Condenado por injurias a la periodista Sara Solomando a través de Twitter

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Cáceres ha condenado a Ramón Casares Rocha por sus reiterados mensajes ofensivos contra la periodista Sara Solomando.

El juez considera que Casares ha cometido "una falta continuada de injurias leves" y le condena a indemnizar con 450 euros a la periodista y a una multa de 120 euros.

La sentencia plantea el caracter injurioso de ocho tuits lanzados por el condenado contra la periodista. Cinco de ellos de carácter sexual: "Sara hace méritos para ser la Sandra G de la tele extremeña", en alusión a una conocida actriz porno; "esa boca de sarasolomando al porno le habría dado muchas maravillas"; "esa boca, Sara, esa boca tiene que hacer maravillas"; "no tengo, Sara, ninguna obsesión enfermiza con el sexo como veo que tienes tú. Algún trauma..."; "sarasolomando me tiene bloqueado. Qué méritos habrá hecho para trabajar con Ana Rosa Quintana. Comer po...?".

Los otros tres tuits de Casares cuyo contenido reconoce el juez como injurias son: "Sara criminalizó a [el presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio] Monago de su despido, le dije que no tenía razón y un amigo suyo amenazó con darme una paliza"; "Sarasolomando tiene una denuncia como inductora a una agresión"; y "Pregúntale a ella. Ella me llamó chapero de mierda! No es un angelito".

Según la sentencia, estos comentarios "lesionan objetivamente la honra, el crédito o el aprecio" de Solomando "en mayor o menor grado" y "otros tienen carácter vejatorio". Y añade que "son expresiones objetivamente aptas para menoscabar tanto la fama como la autoestima y superan el alcance tolerable que puede tener la ironía para llegar a herir o vejar a la denunciante".

En el auto, el juez señala que la denunciante "tiene un perfil público al trabajar como periodista presentando un programa de televisión, pero tal condición no justifica que se le dirijan expresiones hirientes o mordaces como las que nos ocupan".

Ya somos 193.780