Cobraban de 50 a más de 2.000 euros por las inspecciones

Desactivada una red de 41 sociedades especializada en falsas revisiones de gas

Contaba con implantación en Castilla y León, Galicia, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Extremadura, Andalucía, Madrid y Baleares, y en la provincia de Toledo.

La Policía Nacional ha desarticulado una presunta organización criminal compuesta por 41 sociedades especializada en el fraude de las revisiones de gas, según publica El Confidencial.

La operación, que arrancó este miércoles, se prolongará durante varios días debido a la extensa implantación territorial que tiene la red. Según las fuentes policiales consultadas por la cabecera, se espera que el número de detenidos acabe superando la decena, aunque todavía no hay estimaciones sobre la cifra de afectados por este timo.

Las pesquisas, que han estado dirigidas por agentes de las dependencias centrales de la Policía Judicial, comenzaron antes del verano a raíz de una denuncia presentada en Málaga por Repsol.

Según la empresa, sus inspectores estaban siendo suplantados por otros trabajadores que no contaban con la cualificación obligatoria.

Las indagaciones policiales comprobaron cómo la organización contaba con implantación en Castilla y León, Galicia, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Extremadura, Andalucía, Comunidad de Madrid e Islas Baleares, y en la provincia de Toledo.

41 sociedades mercantiles

La presunta red criminal operaba por medio de 41 sociedades mercantiles que simulaban contar con todos los permisos para realizar inspecciones de gas butano y gas natural, aunque ninguna de ellas estaba autorizada para realizar este tipo de pruebas.

A cambio, los supuestos inspectores, que se presentaban en las viviendas por sorpresa, cobraban cantidades desde 50 euros hasta superar los 2.000. Incluso amenazaban con imponer sanciones si no accedían a autorizar la realización de los controles.

Según las fuentes consultadas por el diario digital, las víctimas favoritas eran personas de edad avanzada y extranjeros con conocimientos limitados de la normativa española.

Con el acceso a las viviendas, además de cobrar por una labor fraudulenta, los agentes sospechan que los falsos revisores pudieron aprovechar para cometer robos.

Red jerarquizada  

La investigación policial ha encontrado pruebas de que, a pesar de que las sociedades desmanteladas aparentaban ser completamente independientes, en realidad integraban una red jerarquizada.

Según publica El Confidencial, en la cúspide de esta red estaría una supuesta patronal de empresas del sector, la Asociación de Empresas Instaladoras de Gas (Aseingás), en la cual figuraban todas las compañías detectadas.

La asociación, que supuestamente coordinaba la actuación de las sociedades intervenidas, contribuía a aportar mayor sensación de legalidad. Desde su web, incluso advierte a los consumidores del riesgo del fraude en las revisiones de gas.

Por el momento, han sido detenidas 11 personas directamente vinculadas con la gestión de las empresas investigadas, aunque en los próximos días no se descartan más detenciones.

Tanto las inspecciones de Trabajo y de la Seguridad Social como el Instituto Nacional de Consumo, así como asociaciones de consumidores, han aportado información sobre las denuncias recibidas por este tipo de timo.

Ya somos 190.688