La Generalitat multa a Endesa y REE con 21 millones de euros

El apagón del pasado mes de julio afectó a 320.000 abonados en Barcelona durante 56 horas.

El Departamento de Economía de la Generalitat ha propuesto una sanción de once millones de euros a Red Eléctrica Española y de diez millones a Fecsa-Endesa por el apagón del 23 de julio de 2007, que afectó a 320.000 abonados de Barcelona, informaron fuentes conocedoras del expediente sancionador.

La sanción, según el departamento de Economía, les ha sido impuesta porque las empresas incurrieron "en una infracción administrativa muy grave al dejar sin suministro eléctrico a 323.337 abonados de Barcelona y de su área metropolitana durante un máximo de 56 horas y 42 minutos", informa la agencia EFE.

Las empresas disponen de dos semanas para presentar sus alegaciones y finalmente la propuesta se elevará al Gobierno catalán que es el competente para imponer la sanción.

El proceso de investigación de las causas del incidente comenzó el mismo día del apagón con la instrucción de dos expedientes informativos que se cerraron el pasado 4 de octubre. A partir de la información recogida en estos dos expedientes, la administración autonómica comenzó el proceso para determinar la responsabilidades del apagón.

Durante todo esto proceso, Economía ha hecho las investigaciones pertinentes, ha analizado informes independientes y ha estudiado las alegaciones de las compañías.

Según Economía, las propuestas de sanción, que iniciarán ahora el trámite de audiencia a las compañías, recogen que Fecsa-Endesa, como responsable de la red de distribución, y REE, como responsable de la red de transporte, han cometido una infracción administrativa muy grave.

La actual legislación catalana prevé sanciones de hasta 30 millones de euros por este tipo de infracciones, que están tipificadas como muy graves, y contempla un plazo de quince días para que los sancionados recurran esta propuesta de multa.

Endesa y REE se culpan mutuamente

Fecsa-Endesa y REE no han reconocido nunca su responsabilidad y se han culpado mutuamente del apagón, que comenzó en la subestación de Collblanc con la caída de un cable eléctrico de la primera compañía sobre instalaciones de la segunda empresa, que derivó en el incendio en la subestación de Maragall, también propiedad de REE.

La dirección general de Energía de la Generalitat comunicó el pasado 19 de noviembre de 2007 a las compañías Fecsa-Endesa y Red Eléctrica Española (REE) la incoación de un expediente sancionador por el apagón.

La Generalitat ya sancionó en 2002 con 1,2 millones de euros a Endesa por los apagones ocurridos en Barcelona en diciembre de 2001, que afectaron a un millón de personas. Endesa llevó su desacuerdo en aquella ocasión hasta el Tribunal Supremo, que desestimó el recurso de la empresa contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en la que se ratificaba la multa de 1,2 millones.

Cataluña y los apagones

Cataluña ha sufrido ocho grandes apagones desde 1991, como el ocurrido en septiembre de ese año cuando una avería en un cable de alta tensión situado en la Central Térmica de Badalona causó un apagón al 70 por ciento de la ciudad de Barcelona, así como en las poblaciones de Sant Adrià, Badalona y Tiana.

En agosto de 1993, más de un 80% del territorio de Cataluña permaneció por la tarde sin suministro eléctrico por una avería en la red básica eléctrica, provocada por la caída de un rayo que incendió la estación transformadora de Fecsa en Torras i Bages, en Barcelona. La avería paralizó los trenes de Renfe, los Ferrocarriles de la Generalitat, el metro de Barcelona, y las centrales nucleares de Vandellós y Ascó y el complejo petroquímico de Tarragona.

Precisamente, REE ha acabado la reconstrucción de las infraestructuras de transporte de la subestación eléctrica barcelonesa de Maragall. Estas obras han permitido instalar una nueva línea de 220 kV (kilovoltios) entre la subestación de Maragall y la de Vilanova, con lo que se refuerza la red de esta instalación.

Ya somos 198.486