Multas de 1,57 millones a Mediaset y de 448.000 euros a Atresmedia por vulnerar el horario infantil

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia les ha impuesto un total de quince infracciones de carácter grave.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado a Mediaset España (Telecinco y Cuatro) con 1,57 millones de euros y a Atresmedia (Antena 3 y La Sexta) con 448.000 euros por vulnerar con distintos programas el horario de protección infantil.

Concretamente, el organismo regulador, que ha asumido las funciones de supervisión del nonato Consejo Estatal de Medios Audiovisuales (CEMA), reunido el pasado 3 de diciembre, ha impuesto doce sanciones por sendas infracciones de carácter grave a Mediaset España por incumplir la Ley Audiovisual en materia de protección de los menores y otras tres sanciones a Atresmedia por tres infracciones, también consideradas graves en el mismo sentido.

Así, el organismo regulador sanciona a Mediaset por la emisión, en horario de protección reforzada de menores, de tres capítulos de La que se avecina el 18 de abril, el 20 de marzo y el 21 de marzo en su cadena FDF y otros tres programas de Mujeres, hombres y viceversa emitidos el 6 de marzo, el 15 de febrero y el 6 de mayo en La Siete. En los seis casos, se trataba de contenidos no recomendados para menores de trece años y, por tanto, no podían emitirse en horario de protección reforzada de menores, como se hizo.

Mientras, las tres sanciones a Atresmedia se refieren a la emisión el 16 de febrero de un programa de 1.000 maneras de morir en Xplora y un capítulo de Navy: Investigación criminal el 9 de marzo en La Sexta. En el primer caso, el programa fue emitido en horario de protección reforzada de menores con una calificación de no apto para menores de doce años, tratándose, a juicio de la CNMC, de un programa no recomendado para menores de dieciocho años, mientras que en el segundo caso se vulneró el horario de protección de menores.

La Ley Audiovisual, aprobada en 2010, establece tres franjas horarias consideradas de protección reforzada: entre las 8 y las 9 horas y entre las 17 y las 20 horas en el caso de los días laborables y entre las 9 y las 12 horas sábados, domingos y fiestas de ámbito estatal. Los contenidos calificados como recomendados para mayores de trece años deberán emitirse fuera de esas franjas horarias, manteniendo a lo largo de la emisión del programa que los incluye el indicativo visual de su calificación por edades.

Además, prohíbe la emisión en abierto de contenidos audiovisuales que puedan perjudicar seriamente el desarrollo físico, mental o moral de los menores, y en particular, programas que incluyan escenas de pornografía o violencia gratuita. Aquellos otros contenidos que puedan resultar perjudiciales para el desarrollo físico, mental o moral de los menores solo podrán emitirse entre las 22 y las 6 horas, debiendo ir siempre precedidos por un aviso acústico y visual, según los criterios que fije la autoridad audiovisual competente.

La CNMC señala que las sanciones son evaluadas atendiendo principalmente a la
duración de los programas, las franjas horarias afectadas, el número de menores afectado y el tipo de temática conflictiva. Asimismo, recuerda que las cadenas tienen un plazo de quince días hábiles para formular alegaciones.

Aumento de las sanciones

El volumen y la cuantía de las sanciones impuestas por el organismo regulador contrasta con las que se pusieron el año pasado. Así, en todo el año 2012, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (Setsi), dependiente del Ministerio de Industria, sólo abrió cinco expedientes a las televisiones por contenidos relacionados con la protección de los menores, y la cuantía de esas sanciones, para el conjunto de las cadenas, fue de 561.003 euros.

Durante la jornada anual de Uteca, asociación en la que se agrupan las televisiones comerciales, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, hizo un llamamiento para que las televisiones afronten su “enorme responsabilidad”, igual que la tienen los políticos, con la protección de los menores y, en este sentido, ha apostado por “un equilibrio” entre el derecho fundamental a la libertad de expresión y la protección de colectivos vulnerables.

“Cuando enciendan una pantalla, cualquiera que sea, no pueden exponerse indefensos a un contenido susceptible de influirles negativamente”, señaló la vicepresidenta, quien subrayó la importancia de la educación y la “alfabetización mediática”, para que los más pequeños y adolescentes puedan asomarse a los medios “con sentido crítico” y “seguridad”.

Ya somos 190.560