Ryanair debe a la AESA más de 891.000 euros por sanciones impuestas desde el año 2007

Las multas se corresponden con "incumplimientos de las normas en materia de abastecimiento de combustible" así como por problemas con la seguridad operacional.

Ryanair tiene pendiente de abonar a la AESA 891.612 euros por sanciones impuestas desde el ejercicio de 2007, habiendo abonado ya 689.531 euros, de un importe total de 1,58 millones de euros en sanciones impuestas desde entonces hasta octubre de este año, según la información recabada a raíz de los expedientes abiertos a la low cost irlandesa.

Así figura en la documentación aportada al Juzgado de Primera Instancia nº88 de Madrid el pasado 28 de octubre de 2013, información que fue requerida por el juzgado a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ante la demanda que Ryanair interpuso contra Unidad Editorial por una información sobre los incidentes abiertos a la compañía, que posteriormente la low cost retiró.

Según consta en esta documentación, a la que tuvo acceso Europa Press, entre 2010 y 2012 se iniciaron cinco expedientes contra Ryanair relativos al "incumplimiento de las normas en materia de abastecimiento de combustible". Por esta razón, le fue impuesta una multa de 167.102 euros por uno de estos expedientes. También se iniciaron siete expedientes en materia de seguridad operacional.

En los años 2011 y 2012 se detectaron diecisiete deficiencias por "carga de combustible con pasaje a bordo" en Ryanair, primera aerolínea en España por volumen de pasajeros con treinta millones de viajeros.

El 26 de julio de 2012, Ryanair solicitó tres aterrizajes de emergencia por falta de queroseno en el aeropuerto de Valencia, a los que siguió el retraso de otros dos vuelos en Barajas y Lanzarote el 4 de septiembre, éste último con petición de prioridad de embarque.

A raíz de este triple incidente, la AESA, dependiente del Ministerio de Fomento, inició una investigación para verificar el cumplimiento de la normativa europea de operaciones aéreas y, en su caso imponer las correspondientes sanciones, mientras la Autoridad de Aviación Irlandesa (IAA, por sus siglas en inglés) realizó su respectivo informe.

Tres meses después, la compañía irlandesa, siguiendo las recomendaciones del informe de la IAA, revisó su política de combustible para que sus aviones vuelen con quince minutos más de fuel e incluyó un programa de formación para sus pilotos.

5.796 quejas en dos años

Por otro lado, el número de quejas formuladas por usuarios contra la compañía aérea ascendió a un total de 5.796 reclamaciones en los años 2011 y 2012. De ellas, 3.024 quejas se atendieron en 2011 y 2.772, el año pasado.

Durante esos dos años, se llevaron a cabo cincuenta acciones inspectoras a Ryanair en materia de derechos de pasajeros y se iniciaron treinta expedientes. Asimismo, se tramitaron veinticinco expedientes contra la low cost en materia de seguridad física.

Entre junio de 2011 y junio de 2012, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), realizó un total de cuarenta y cinco inspecciones en rampa a Ryanair y se detectaron cincuenta y siete deficiencias en esta materia.

Ryanair ha puesto en marcha un plan de medidas para mejorar su atención al cliente entre las que figuran permitir una segunda bolsa de mano, reducir el recargo por imprimir en el aeropuerto la tarjeta de embarque o eliminar los anuncios a bordo de algunos vuelos, tras realizar una encuesta entre sus clientes.

En 2012 se abrieron 493 expedientes sancionadores a empresas comerciales, de los cuales cincuenta y siete correspondieron a Iberia, cuarenta y tres a la low cost irlandesa Ryanair, veintiséis de Air Europa, veintiún de Air Nostrum, quince de Vueling y once de Aerolíneas Argentinas.

La AESA llevó a cabo un total de 15.284 inspecciones durante 2012, un 126% más de las previstas, según datos de su última memoria.

Ya somos 190.612