Un estudio del CSIC detecta irregularidades en el etiquetado en productos de atún, bacalao y anchoa

La Unión Europea está desarrollando un programa que investiga el posible fraude en el etiquetado del pescado.

La Unión Europea (UE) está desarrollando el programa Labelfish, que investiga el fraude en el etiquetado del pescado, según publica El País. España participa en la misma a través del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Este estudio pretende combatir el fraude y establecer un sistema estandarizado de autentificación de especies marinas en toda la UE para mejorar la eficacia de los controles.

El equipo español ha analizado el ADN de 300 productos elaborados con atún, anchoa o bacalao y ha concluido que el fraude se produce en todas las especias, aunque en porcentajes diferentes.

Las irregularidades se han detectado en el 25% de los productos elaborados de atún congelado o fresco; el 11,3% en conservas de atún, el 12,2% en semiconservas de anchoa, y el 6,5% en bacalao seco salado.

En los productos analizados, comercializados en Madrid, Bilbao, Vigo y Santiago de Compostela, no se han detectado irregularidades en elaborados de bacalao fresco ni congelado.

Los resultados obtenidos del trabajo en España se compararán con los demás países participantes del proyecto; Francia, Irlanda, Portugal, Reino Unido y Alemania.

Estudios realizados en 2011 en Irlanda, Gran Bretaña y España concluyeron que algunas de las especies que se vendían correspondían a especies más baratas que las que marcaban las etiquetas.

Ya somos 188.949