Hacienda reclama hasta 10.000 euros por la dación en pago de su casa a familias de Galicia

El Gobierno introdujo, a través de un decreto aprobado en marzo de 2013, excepciones a la tributación por la dación en pago, liberando a aquellas familias que se encuentren en el umbral de la exclusión.

La Agencia Tributaria está reclamando a las familias gallegas que se están beneficiando de la dación en pago que abonen los correspondientes impuestos al considerar que esta operación les ha generado "una ganancia patrimonial", según informa el diario Faro de Vigo.

Las cantidades alcanzan, en algunos casos, los 10.000 euros. En el área de Vigo, señala el diario, se podrían ver perjudicadas este año una decena de familias y en Santiago, de acuerdo a datos de la Plataforma Antidesahucios, el fisco reclamó ya el abono de estos tributos a uno de los afectados y prevén que se repita en más casos. Desde que se aprobó el año pasado la Ley de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios se han multiplicado las daciones en pago en esta comunidad autónoma.

La normativa supuso que muchas familias, que antes eran incapaces de afrontar el pago de la hipoteca y sufrían las amenazas de embargo, fueran capaces de saldar su deuda con el banco cediendo su vivienda, operaciones que se han multiplicado en número de casos desde la aplicación de la ley.

Sorpresas en la declaración de la renta

La Agencia Tributaria exige a las familias beneficiadas por esta dación en pago que tributen por la "ganancia patrimonial" obtenida en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Para ello tienen en cuenta la diferencia entre el precio de compra de la vivienda y el importe de la dación en pago, incluido el pago de la deuda, los intereses y los gastos de cancelación de la hipoteca impagada. Además, las familias también tienen que pagar el impuesto de plusvalía municipal.

En marzo de 2013, el Gobierno introdujo a través de un decreto aprobado dicho mes, excepciones a la tributación por la dación en pago, liberando a aquellas familias que se encuentren en el umbral de la exclusión.

No obstante, esta exención tiene unas grandes limitaciones en la práctica y afecta a un número muy reducido de casos, al ser pocas familias las que cumplen los requisitos. Asimismo, las entidades bancarias se niegan a firmar el código de buenas prácticas que eximiría a los afectados de pagar impuestos.

Condiciones para no pagar el tributo

Para no tener que hacer frente a este pago, señala el periódico, ninguno de los miembros de la unidad familiar debe obtener ingresos o que la cuota hipotecaria resulte superior al sesenta por ciento de los ingresos netos obtenidos por la familia.

Asimismo, se les exige que no posean otros bienes o derechos patrimoniales, que no se hayan presentado avales y que la hipoteca se haya concedido para la única vivienda en propiedad del deudor.

El año pasado la plataforma Stop Desahucios de Vigo tramitó el pasado año un total de diez daciones en pago, de los que sólo uno pudo acogerse al código de buenas prácticas que le exime del pago de tributos.

En Santiago se concedieron otras diez daciones en pago. Stop Desahucios avanza que "hubo algunas que no cumplían los requisitos y se les reclamará la tributación".

Según explica, Hacienda ya demandó el cobro de impuestos a una de las familias afectadas en el año 2011. "Podría rondar los 10.000 euros", explica. La plataforma antidesahucios se queja de que los bancos se resisten a acogerse a este código de buenas prácticas, señala el diario. "Ni siquiera informan a las familias", denuncian.

Ya somos 190.584