FACUA pide a Sanidad que garantice la inocuidad de la carne y derivados de vacuno estadounidense que se venden en España

Tras la confirmación del primer caso de vaca loca en EE.UU., la Federación demanda al Ministerio de Sanidad y Consumo que active la Red de Alerta Alimentaria en coordinación con el resto de países de la UE. Para detectar la EEB, el año pasado EE.UU. analizó menos del 0,02% de sus reses.

Ante la confirmación de un caso de vaca loca en el estado norteamericano de Washington, la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) demanda al Ministerio de Sanidad y Consumo datos más claros sobre las importaciones de carne de ternera y derivados procedentes de EE.UU. FACUA critica el contradictorio mensaje tranquilizador lanzado el día 24 de diciembre por el Ministerio, en una nota de prensa cuyo titular asegura que "España, al igual que el resto de países de la UE, no es importador neto de productos cárnicos procedentes de Estados Unidos", para a continuación reconocer que sí se producen importaciones pero pasan "controles sanitarios" cuando entran en la UE.

FACUA pide a Sanidad y Consumo que garantice la inocuidad de la carne y derivados del vacuno (como hamburguesas, salchichas, pastas rellenas y platos precocinados como lasañas, canelones, croquetas, estofados, albóndigas o sopas) procedentes de EE.UU. La Federación considera que es posible garantizar que la carne que entra en nuestras fronteras está libre de los materiales específicos de riesgo (MER) que según la comunidad científica pueden propagar la enfermedad, pero resulta imposible hacerlo con los derivados. En este sentido, FACUA pregunta al Ministerio si se exige a los importadores garantías de que las materias primas utilizadas en estos alimentos preparados estaban libres de MER y, en ese caso, qué documentación aportan.

Según la información remitida esta semana a FACUA por la principal asociación de consumidores de EE.UU., Consumers Union, el año pasado se analizaron allí "solamente 19.990 reses, de una población de 96 millones de cabezas", esto es, el 0,02%, como medida para detectar la posible existencia de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), la enfermedad conocida comúnmente como mal de las vacas locas.

La Federación considera necesario que se active de inmediato la Red de Alerta Alimentaria en coordinación con el resto de países de la Unión Europea (UE) y que se facilite a los consumidores información rigurosa sobre la situación, y que no se siembre la confusión originada hace unos años, cuando estalló en Europa la crisis de las vacas locas y desde administraciones implicadas se lanzaron diversos mensajes contradictorios.

Ya somos 198.309