Paro de los pilotos de la aerolínea

FACUA aconseja pedir indemnizaciones por los perjuicios económicos que genera la huelga de Lufthansa

La asociación alerta de que la compañía no puede eludir su responsabilidad en los 3.800 vuelos cancelados argumentando que el paro laboral es una circunstancia extraordinaria e inevitable.

FACUA-Consumidores en Acción recomienda a los usuarios de los 3.800 vuelos afectados por la huelga de Lufthansa que reclamen indemnizaciones por los perjuicios económicos que sufran. Así como que no se conformen con la simple devolución del billete si les han cancelado el contrato en lugar de modificar la fecha del viaje. El paro laboral de los pilotos puede afectar a cerca de 425.000 pasajeros hasta este viernes 4 de abril.

La asociación recuerda que Lufthansa no puede eludir responsabilidades y argumentar, como suelen hacer las aerolíneas, que la huelga es una circunstancia extraordinaria e inevitable.

La huelga convocada por un sindicato alemán se debe a las intenciones de la aerolínea de modificar las condiciones para la jubilación anticipada de los pilotos.

FACUA recuerda que ante esta situación son las empresas, y no los usuarios, las que deben asumir el riesgo de huelga cuando se contrata un servicio. De lo contrario, la asociación considera que se produciría una situación de enorme indefensión para los consumidores, hasta el punto de tener que asumir éstos los gastos extra ocasionados por las cancelaciones de los vuelos, como por ejemplo la compra de nuevos billetes tras la pérdida de conexiones con otras aerolíneas.

Derecho a compensaciones ante cancelaciones

FACUA recuerda que, en caso de cancelación de vuelo, y que se haya notificado con la suficiente antelación, el reglamento europeo prevé que la aerolínea debe proporcionar compensaciones a los pasajeros de entre 250 y 600 euros según las distancias, a menos que la compañía acredite que se hayan dado "circunstancias extraordinarias".

En el caso de la huelga de Lufthansa, la asociación señala que la misma viene siendo anunciada públicamente desde el pasado mes por los representantes de los trabajadores, por lo cual la empresa no puede alegar que el paro laboral obedezca ahora a "circunstancias extraordinarias".

FACUA recuerda que, en caso de haber contratado únicamente un vuelo de Lufthansa, las reclamaciones deben dirigirse a la compañía, pero si se trata de viajes combinados lo preferible es presentar las reclamaciones tanto ante la aerolínea como ante la agencia de viajes.

Si el vuelo cancelado provoca la anulación de un paquete turístico contratado en una agencia de viajes, FACUA recomienda a los usuarios reclamar a la misma el reembolso de todas las cantidades pagadas o la realización de otro viaje combinado de calidad equivalente o superior siempre que la empresa pueda proponérselo y sea acorde con sus expectativas.

En caso de no anularse el viaje pero sí perder días de vacaciones, se debe exigir la devolución del importe proporcional de hoteles u otros servicios no disfrutados.

Reclamar otros gastos

FACUA aconseja también a los usuarios que exijan indemnizaciones por los perjuicios causados, que pueden ir desde el daño que conlleva la anulación de unas vacaciones hasta las cantidades extra que tengan que asumir como consecuencia de la espera de un nuevo vuelo (comida y alojamiento), o la compra de otro billete por la pérdida de una conexión.

Transporte alternativo

FACUA recuerda que en caso de contratar un paquete turístico, la compañía aérea o la agencia de viajes deben ofrecer, si es posible, un medio de transporte alternativo. En caso contrario o si la fecha de éste ya no interesa, se puede exigir la devolución del importe íntegro del billete.

Si no reubican al usuario en otro medio de transporte pero es viable, puede contratarlo por su cuenta y exigir la devolución del importe del primer billete cancelado.

Si el transporte alternativo es más caro que el billete, también tiene derecho a reclamar a la aerolínea o a la agencia de viajes el sobrecoste que haya sufrido.

En caso de perder la conexión con otros medios de transporte, la compañía aérea o la agencia de viajes deben gestionar y asumir el coste de los nuevos billetes para garantizar que el usuario llega a su destino.

Ya somos 188.947