La aseguradora de Cajasol abona a una socia de FACUA 12.000 euros que le negaba tras morir su marido

La entidad no quería asumir la cobertura cuando el fallecimiento se debió a una negligencia médica y no a que la víctima padeciera una enfermedad previa a la firma del seguro.

La aseguradora de Cajasol abona a una socia de FACUA 12.000 euros que le negaba tras morir su marido

FACUA-Consumidores en Acción ha conseguido que Cajasol Vida y Pensiones, perteneciente a CaixaBank y Caser, abone a Aurora S. P., socia de Sevilla, 12.000 euros fijados en una póliza tras el fallecimiento de su marido. Antonio F. C. murió en 2011 debido a un fallo multiorgánico tras producirse una negligencia médica.

La asociación verificó que a principios de 2012 Cajasol se negaba a pagar a la usuaria alegando que el marido tenía antecedentes de salud que no se declararon en el momento de formalizar la póliza.

FACUA comprobó en el dictamen médico pericial que se produjo una actitud negligente. Así lo recoge literalmente dicho informe “los profesionales que le atendieron no supieron valorar correctamente sus síntomas y aplicar el tratamiento adecuado”. Este documento añade “solamente la mala praxis y el retraso en la atención del enfermo fue la causa de que el proceso evolucionara hasta el máximo nivel de gravedad como es la disfunción multiorgánica”.

Además la mujer de Antonio F.C. explicó que durante todo el proceso de contratación de la póliza no se le preguntó a su marido ni por su salud, ni por sus antecedentes médicos. Tampoco fue sometido a un reconocimiento para comprobar su estado, tan sólo firmó un documento con varias cuestiones generales que ya contenían las respuestas predeterminadas.

La asociación defendió los derechos de Aurora S. P. demostrando que el marido no ocultó información a la hora de tramitar el seguro. FACUA presentó ante la entidad la argumentación legal en materia de contratos de seguro. En el artículo 10 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre se recoge con claridad que “el tomador tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo. Quedará exonerado de tal deber si el asegurador no le somete cuestionario o cuando, aún sometiéndoselo, se trate de circunstancias que puedan influir en la valoración del riesgo y que no estén comprendidas en él”.

También FACUA recuerda en este caso que la ley determina que el tomador tiene la obligación de declarar las enfermedades y los antecedentes médicos cuando se le pregunte por ellos, es decir, si no se le realizan cuestiones al respecto no tiene que responder, no actúa de mala fe quien no contesta en esos casos.

Finalmente tras las distintas reclamaciones Cajasol Vida y Pensiones abonó 12.000 euros a la socia de FACUA como fijaba la cobertura del seguro contratado.

Ya somos 188.856