FACUA advierte que Auna cobrará desde enero una cuota mensual a sus clientes de acceso indirecto, una práctica inédita en el sector

La compañía podría ingresar ahora cientos de miles de euros si cobra la nueva cuota a los usuarios que llevan meses e incluso años sin realizar llamadas a través de la antigua Retevisión pero nunca se dieron de baja. La Federación señala que quienes no hayan sido debidamente informados podrán exigir la devolución del dinero.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) advierte que Auna se ha convertido en el primer operador de telefonía fija de acceso indirecto que cobra una cuota mensual a sus clientes. La antigua Retevisión facturará 1 euro más IVA cada mes a todos los abonados cuyo consumo mensual no supere los 6 euros, tanto si realizan sus llamadas a través del 1050 como si están preasignados con la compañía.

FACUA señala que los usuarios que no hayan sido debidamente informados por el operador de la aplicación de esta nueva cuota podrán exigir la devolución del dinero. De hecho, la compañía podría ingresar ahora cientos de miles de euros si cobra la nueva cuota a los clientes que llevan meses e incluso años sin realizar llamadas a través de Auna. También podría ocurrirles a quienes cancelaron sus contratos con Telefónica de España para, por ejemplo, pasarse al cable, pero nunca pidieron la baja a Auna.

En este sentido, tanto la Orden del Ministerio de la Presidencia 361/2002, de 14 de febrero, como el Contrato Tipo para el Servicio Telefónico Fijo consensuado en febrero de 2003 entre el Gobierno, el Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU) de España y los operadores, establecen la obligación de informar a los clientes de las modificaciones tarifarias.

La medida es un nuevo paso en las subidas tarifarias encubiertas que viene llevando a cabo la compañía. Desde el pasado abril, tanto los clientes de acceso indirecto como de cable de Auna tienen que pagar por poner reclamaciones o avisar de incidencias en sus servicios, ya que la compañía sustituyó sus teléfonos de atención al cliente gratuitos por una línea de pago 902. Esto originó una denuncia de FACUA ante la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información del Ministerio de Ciencia y Tecnología al considerar que el operador incumple con ello la Orden del Ministerio de la Presidencia 361/2002 de 14 de febrero. Por otro lado, Auna eliminó los 160 segundos de conversación que incluía el coste de establecimiento de sus llamadas locales, con lo que se convirtió en la compañía más cara para la mayoría de las conversaciones metropolitanas. Y este enero, la empresa ha subido hasta un 35% las cuotas mensuales de sus servicios de Internet de banda ancha por cable pero ha hecho creer a sus antiguos clientes que les cobrará menos que a los nuevos, cuando en realidad todos pagarán lo mismo.

La Federación considera lamentable que el operador de acceso indirecto imponga ahora esta cuota inédita en el sector, ya que no existe ninguna justificación para ello. Y es que tanto Auna como el resto de operadores de acceso indirecto no cuentan con redes propias para prestar sus servicios, sino que utilizan las infraestructuras de Telefónica de España. Y ello sin ni siquiera aportar dinero para el mantenimiento del Servicio Universal de Telecomunicaciones, como prevé su Reglamento de desarrollo y la propia Ley General de Telecomunicaciones de 1988.

Ya somos 190.919