FACUA demanda al Gobierno que actúe con las multinacionales de la telefonía con la misma contundencia que con las empresas de aparcamientos ante sus prácticas de redondeo

Las denuncias presentadas por la Federación contra diecinueve operadores de móvil, fijo y cable se han visto reforzadas por la intervención del Defensor del Pueblo. Las empresas del sector ingresan miles de millones cada año por segundos de conversación que no llegan a consumirse en llamadas realizadas desde y hacia teléfonos móviles.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) demanda al Gobierno que actúe con las multinacionales de la telefonía con la misma contundencia que con las empresas de aparcamientos ante sus prácticas de redondeo. Las denuncias que presentó la Federación en los meses de noviembre y diciembre contra diecinueve operadores de telefonía móvil, fija y por cable se han visto reforzadas con la apertura de una investigación por parte del Defensor del Pueblo.

FACUA denunció que las compañías redondean al alza de un minuto todas las llamadas realizadas desde y hacia teléfonos móviles con duración inferior al mismo, ingresando con ello miles de millones cada año por segundos de conversación que no llegan a consumirse. En el caso de las tarjetas de prepago, las llamadas de duración superior también se redondean al alza hasta alcanzar fracciones de treinta segundos.

La Federación recuerda que el pasado octubre, el Instituto Nacional del Consumo (INC) del Ministerio de Sanidad y Consumo interpuso una demanda judicial contra las empresas del sector de los aparcamientos por cobrar a los usuarios más tiempo del los vehículos permanecen en los mismos al facturar siempre redondeando al alza de una hora completa. La base jurídica utilizada por el INC es la misma que la argumentada por la Federación en sus denuncias contra las empresas de telecomunicaciones y que ahora ha sido también esgrimida desde el Defensor del Pueblo: al facturar segundos de conversación que los usuarios no llegan a consumir, las compañías vulneran la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, la cual considera abusivas aquellas condiciones que impongan incrementos de precios por servicios no prestados (Disposición Adicional Primera, apartado V, punto 24).

La libertad de precios existente en el sector, advierte FACUA, no puede servir de justificación para inflar las facturas cobrando a los usuarios por un servicio, esto es, segundos de conversación, que no se ha prestado. Las denuncias de la Federación están en manos del INC, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

FACUA denuncia la pasividad del Gobierno ante el cúmulo de irregularidades que vienen produciéndose en el sector de las telecomunicaciones desde su liberalización, en 1998, y exige un cambio radical en la actuación del Ejecutivo para garantizar los derechos de los consumidores.

En el caso de las compañías de telefonía móvil, FACUA calcula, sobre la base de estimaciones muy a la baja, que en sólo en el año 2002 Movistar, Amena y Vodafone pudieron aplicar irregularmente estos redondeos a unos 10.000 millones de llamadas, reportándoles ingresos extra de en torno a 1.175 millones de euros, nada menos que el 20% de los 5.884 millones que facturaron ese año.

Ingresos extra de más de 1.100 millones en la telefonía móvil

Sobre la base de los datos que ofrece el informe anual de la CMT relativos a la telefonía móvil en 2002, FACUA estima que cada cliente con tarjeta de prepago realizó ese año una media de 193,2 llamadas, frente a las 913,6 de los clientes con contrato. Calculando muy a la baja, y teniendo en cuenta que cada llamada dura una media de 2 minutos y 10 segundos, si tan sólo el 50% de estas conversaciones durasen menos de un minuto, sólo ese año las compañías habrían ingresado de forma indebida en torno a 1.013,8 millones de euros (262,1 millones de clientes con tarjetas y 751,6 millones de contratos) por el redondeo al alza (de 0,13 euros de media por llamada) que realizan para cobrar siempre completo el primer minuto.

A ello hay que sumar el redondeo a fracciones de 30 segundos que sufren los clientes de prepago en las llamadas que duran más de un minuto (0,08 euros por llamada). Ese otro 50% de las conversaciones de los consumidores que usan tarjetas habría supuesto a las compañías en 2002 unos ingresos extra de en torno a 161,3 millones de euros.

Así, las compañías habrían facturado irregularmente en 2002 una media de en torno a 20,29 euros a cada cliente con tarjeta y 59,38 euros a los usuarios con contrato.

Los operadores de telefonía móvil ingresaron el año pasado un total 5.883,98 millones de euros por las llamadas realizadas por sus 33.530.997 clientes (20.873.651 de prepago y 12.657.346 con contrato).

FACUA ha optado por la precaución realizando estimaciones muy a la baja del nivel de ingresos de las compañías provenientes del redondeo. La Federación ha realizado sus cálculos considerando que sólo el 50% de las llamadas desde móviles durarían menos de un minuto, pero la semana pasada, la Generalitat de Cataluña hizo público un estudio sobre 2.500 llamadas donde concluía que el 58% de las conversaciones dura un media de 27 segundos. Tomando como referencia estas cifras, las cantidades facturadas indebidamente serían mucho más elevadas.

Las llamadas desde móviles, hasta un 471% más caras

Según el último análisis sobre las tarifas de los operadores móviles efectuado por FACUA, el coste medio por minuto de una llamada realizada en horario normal es de 0,32 euros más IVA. Una conversación de 30 segundos de duración en el citado horario debería suponerle al usuario, teniendo el cuenta el coste de establecimiento (0,12 euros), una media 0,28 euros, pero los operadores cobran 0,44 euros, un 57% más. Si la llamada dura 10 segundos, su precio tendría que ser 0,17 euros, pero el exceso en la facturación alcanza el 159%.

Si salta el buzón de voz y el usuario cuelga inmediatamente, la llamada habrá durado unos 3 segundos y su coste debería ser de 0,14 euros (siempre más IVA), pero el operador factura un 214% más de media. Y si se aplica el plan tarifario más caro (los 0,80 euros por minuto en el horario más caro de la Tarjeta Joven de Amena), la compañía cobra 0,92 euros, un 471% por encima de lo que debería facturar.

Las llamadas desde fijo, hasta veinte veces más caras

Las compañías de telefonía fija y por cable denunciadas facturaron 1.824,31 millones de euros durante 2002 por las llamadas a móviles de sus 17.808.291 clientes, según datos del informe anual de la CMT. FACUA advierte que se trata de las llamadas que generan más ingresos a las compañías, de los cuales varias decenas de millones de euros, un porcentaje muy significativo, provienen de los redondeos al alza en las llamadas de menos de un minuto.

El coste medio por minuto en horario normal de las llamadas de fijo a móvil es de 0,22 euros más IVA, según el último informe comparativo elaborado por FACUA. Si la llamada dura 30 segundos, su precio tendría que ser, sumado el coste de establecimiento (una media de 0,07 euros), de 0,18 euros, pero el usuario paga un 61% más, tanto como si hubiese hablado un minuto completo, 0,29 euros. Si la duración es de 10 segundos, tendría que pagar 0,11 euros, pero se le factura un 164% más.

Y en las llamadas interrumpidas inmediatamente por el usuario por saltar el buzón de voz, esos aproximadamente 3 segundos deberían facturarse a una media de 0,08 euros, pero el usuario paga un 263% más. La diferencia alcanza aquí nada menos que el 1.900% si se aplican las tarifas de los operadores con los planes que tienen los costes por minuto más elevados en horario normal (Ono y Aló, 0,27 euros), ya que la llamada tendría que costar exactamente 0,0135 euros más IVA, pero se factura nada menos que veinte veces más cara.

Las dieciséis empresas de telefonía fija y por cable denunciadas por FACUA son Telefónica de España, Aló, Auna, BT Ignite, Euskaltel, Jazztel, Ono, R, Retecal, Retena, Reterioja, Spantel, Uni2, Telecable, Telecor y Tele2. Todas ellas facturan completo el primer minuto de las llamadas de fijo a móvil aunque los usuarios no agoten ese tiempo. En el caso de Aló, el redondeo al alza no sólo se produce en el primer minuto, sino en llamadas de cualquier duración.

Telefónica de España es la compañía que ingresa la mayor parte de este multimillonario pastel, ya que el 74,9% de los ingresos por las llamadas de fijo a móvil van a parar a esta compañía, seguida de Auna (8,5%), Uni2 (5,5%), Jazztel (2,1%) y Ono (2,0%).

Ya somos 198.453