Por unos hechos ocurridos en 2008

El Tribunal Supremo confirma que Ryanair denigró y obstaculizó a Rumbo

Según el alto tribunal la competencia desleal se produjo por el uso de "mensajes insultantes, insidias infamantes o vejaciones que provocan objetivamente el descrédito" pero no por la discriminación en materia de condiciones de venta

El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid en el conflicto que enfrenta desde 2008 a las compañías Ryanair y Rumbo. En su sentencia, el Supremo confirma que la compañía aérea irlandesa realizó actos de competencia desleal por denigración y obstaculización a la agencia de viajes online.

El alto tribunal considera probado que afirmaciones como que "timan a los clientes", son unos "bastardos que dañan a los clientes de Ryanair y venden más caro", son "parásitos del sector" o "venden los billetes ilegalmente", son "mensajes insultantes, insidias infamantes o vejaciones que provocan objetivamente el descrédito" y no pueden estar amparadas bajo la libertad de expresión. La sentencia subraya, además, que la irlandesa ejecutó actos de competencia desleal por denigración y obstaculización a la agencia.

Sin embargo, el Supremo en su sentencia emitida el pasado 7 de abril estima parcialmente el recurso de Ryanair y precisa que Rumbo no está legitimada para alegar discriminación en materia de condiciones de venta por la negativa de Ryanair a prestar servicios a los consumidores y por lo tanto, no se produjo competencia desleal por discriminación en las condiciones de venta de los previstos en el art. 16.1 de Ley de Competencia Desleal (LCD).

En litigio desde 2008

El litigio entre ambas compañías comenzó en 2008, cuando la empresa de vuelos de bajo coste incluyó en sus billetes una cláusula que indicaba que todos los pasajes debían ser adquiridos a través de su página web o de su línea telefónica y que cualquier reserva realizada a través de otras web o agencias de viaje online podían ser canceladas sin previo aviso ni reembolso el 11 de agosto, en plena temporada alta. Rumbo demandó a la empresa irlandesa por competencia desleal. La del Supremo es la tercera sentencia favorable para Rumbo.

No obstante, la Audiencia Provincial de Barcelona dictó dos sentencias a favor de Ryanair, después de que los Juzgados Mercantiles resolvieran en su contra por demandas similares presentadas por Atrápalo y Lastminute.

Hasta que la legislación no lo prohíba, "las actividades de compañías aéreas y las de las agencias de viajes online deberán coexistir, de tal modo que los consumidores que recurran a estas últimas puedan saber de antemano mano, cuáles pueden ser los riesgos exactos", según la jurisprudencia.

Ya somos 188.842