A cuenta de una tarifa plana de voz que nunca fue solicitada ni contratada

FACUA logra que Orange devuelva 856 euros tras ocho años cargando recibos en la cuenta de un fallecido

El difunto esposo de María Luisa Jiménez, asociada de Sevilla, estaba legalmente incapacitado para firmar documentos cuando la operadora empezó a cobrarle en agosto de 2004.

FACUA logra que Orange devuelva 856 euros tras ocho años cargando recibos en la cuenta de un fallecido

FACUA-Consumidores en Acción ha conseguido resolver el fraude sufrido por María Luisa Jiménez Martínez, una usuaria de 85 años a la que Orange ha devuelto 856 euros. Se trata de la cantidad que suman los recibos cargados entre agosto de 2004 y diciembre de 2012 en la cuenta corriente de su difunto esposo. El titular de la línea, fallecido en 2007, nunca dio de alta el servicio facturado por la compañía; de hecho, no hubiera podido hacerlo, ya que llevaba años incapacitado por una enfermedad degenerativa.

María Luisa, veterana asociada de FACUA Sevilla, detectó casualmente en diciembre de 2012 al repasar junto a sus hijos las domiciliaciones bancarias de su familia un extraño adeudo de dos cargos a favor de Orange (France Telecom España) por valor de 23,70 euros y vinculados a una línea telefónica fija que había estado durante años puesta a nombre de su difunto marido.

Tras ponerse en contacto con el departamento de facturación de la compañía, le informaron de que tales cargos se debían a una tarifa plana de voz para llamadas metropolitanas de fin de semana, supuestamente contratada por su esposo en agosto de 2004 y que desde entonces había sido cargada en la cuenta corriente de éste.

No conforme, María Luisa dio orden de no pagar más recibos y con la ayuda de su hijo se decidió a enviar un escrito a Orange, al no tener constancia de que su esposo hubiera contratado ese servicio telefónico antes de su fallecimiento, porque además sufría desde años atrás una grave incapacitación a consecuencia de una enfermedad degenerativa. También alegó que en su domicilio esas llamadas siempre habían sido facturadas por Movistar.

Orange no dio respuesta en tres meses, pero sí continuó reclamando el pago de los cargos pendientes. Fue entonces cuando la afectada decidió poner el caso en manos de FACUA, que a mediados de abril de 2013 se dirigió formalmente a Orange para advertirle de que de no poder demostrar fehacientemente la existencia de un supuesto contrato firmado por el titular, debía proceder a cursar la baja del servicio, a anular los impagos y a restituir todo lo cobrado por un servicio que además nunca llegó a utilizarse.

A mediados del mes de junio, Orange respondió a FACUA para confirmar que efectivamente el 31 de agosto de 2004 fue activado ese bono de llamadas con su compañía, independientemente de haber mantenido el compromiso con Movistar.

No obstante, también se informó de que la tramitación de la baja de dicho servicio fue aprobada a fecha de diciembre de 2012 y que en "calidad de servicio" se hacían cargo de anular el importe pendiente de pago de 17,76 euros y eliminar al usuario de las listas de morosos en las que lo pudieran haberlo incluido.

Al no asumir su responsabilidad ni aportar copia acreditativa o grabación de la supuesta solicitud realizada por el esposo de María Luisa, los servicios jurídicos de FACUA volvieron a dirigirse a Orange para insistir en los argumentos de la reclamación.

Un contrato con una firma que no era la del fallecido

En ese instante fue cuando Orange proporcionó un contrato con una firma que no correspondía al difunto marido de la asociada, quien de hecho se encontraba incapacitado desde 2000 incluso para firmar la renovación del DNI por una minusvalía reconocida desde 1996. Ante esta grave circunstancia, María Luisa interpuso una denuncia ante la Dirección General de la Policía por una sospecha de que la firma de su esposo podría haber sido falsificada.

Con todo ello, desde FACUA se instó a la operadora a que diera una solución definitiva a la reclamación, obteniendo finalmente en abril de 2014 el reconocimiento de Orange de la irregularidad cometida y procediendo el día 16 de ese mes a realizar un reintegro en la cuenta bancaria de la afectada de 855,84 euros, sumando las cuotas cobradas de modo injustificado desde agosto de 2004 hasta diciembre de 2012.

Abusar de los mayores

A sus 85 años y después de la experiencia vivida, María Luisa tiene claro que "esta clase de compañías parece no tener escrúpulos a la hora de aprovecharse de la facilidad que les damos las personas mayores, que por nuestra avanzada edad nos sentimos más indefensos y vulnerables ante estos fraudes y estafas telefónicos".  

Así y todo, la asociada se muestra muy satisfecha con la resolución final del caso: "estoy enormemente contenta y confieso que a la vez sorprendida porque es la primera vez en toda mi vida que consigo que me devuelvan algo". En ese sentido, reconoce que "sin el asesoramiento y la mediación de FACUA habría sido poco menos que imposible haber logrado que nos hicieran caso", añadiendo que “en todo momento hemos considerado que la defensa de nuestros derechos ejercida ha sido la adecuada".

Ya somos 190.562