FACUA demanda a Sanidad controles médicos a quienes vuelvan de países afectados por la gripe del pollo y pregunta por qué no se han cerrado las fronteras a EE.UU.

El portal FACUA.org incorporará mañana una página web para informar a los consumidores sobre la gripe aviaria.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) demanda al Ministerio de Sanidad y Consumo que ponga en marcha, en coordinación con las comunidades autónomas, controles médicos sobre los ciudadanos que vuelvan de países afectados por la gripe del pollo dado que la instalación en los principales aeropuertos de cámaras infrarrojas que midan la temperatura de los viajeros es una medida positiva pero insuficiente para detectar y actuar ante posibles contagios.

Asimismo, FACUA pregunta al Ministerio cuáles son los motivos por los que España no cierra sus fronteras a la importación de aves, huevos y determinados alimentos preparados que los incluyan en su composición provenientes de EE.UU., donde se han detectado dos variantes de la gripe aviaria en granjas de los estados de Delaware y Pensilvania y mercados de Nueva Jersey. Medida de precaución que sí se ha tomado en países como Arabia Saudí, Brasil, Colombia, Corea del Sur, Filipinas, Guatemala, Hong Kong, Japón, Malasia, México, Polonia, Rusia, Singapur y Ucrania, que han prohibido temporalmente las importaciones procedentes de Delaware, otros estados o la totalidad de EE.UU., según los casos.

El canal de salud y alimentación del portal de Internet FACUA.org incorporará mañana una página web para informar a los consumidores sobre la gripe aviaria, a la que puede accederse en la dirección FACUA.org/gripedelpollo.

El 23 de enero, España cerró sus fronteras a la importación de carne fresca y productos avícolas procedentes de Tailandia, tras la decisión de la Comisión Europea en este sentido. Con respecto al resto de países asiáticos afectados, Camboya, China, Corea del Sur, Indonesia, Japón, Laos, Pakistán, Taiwán y Vietnam, las importaciones ya estaban prohibidas con anterioridad ya que sus requisitos sanitarios para estas especies no cumplen las exigencias de la Unión Europea.

La gripe del pollo es una enfermedad infecciosa causada por la cepa A del virus Influenza. El virus se reproduce en el aparato digestivo de los animales, por lo que la masificación típica de las granjas avícolas favorece la expansión de los brotes. Esta patología se identificó en Italia hace más de 100 años y desde entonces se han detectado casos en todo el mundo.

Existen al menos quince subtipos del virus Influenza que pueden afectar a las aves, pero las formas más agresivas son los subtipos H5 y H7 de la cepa A. En los últimos meses, el primero se ha detectado en diez países asiáticos en dos variantes, según los casos, H5N1 y H5N2. El subtipo H7 se ha hallado en Pakistán (junto al H9) y EE.UU (junto al H2). La variante H5N1 es la que ha provocado hasta el día de hoy las muertes de una veintena de personas en Vietnam y Tailandia, según los datos que han trascendido a la opinión pública.

Todavía no se han determinado con total claridad cuáles son todas las vías de contagio de la infección desde las aves a los hombres. Al parecer, el contacto directo con los animales afectados y, sobre todo, con las heces, que también actúan de medio transmisor del virus, facilitan la infección. Aunque no lo descarta, la OMS asegura que no hay evidencias de que el contagio pueda producirse por la ingestión de aves que hayan sido cocidas a más de 70º.

A comienzos de febrero, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, en sus siglas en inglés) anunció el primer caso de gripe del pollo detectado en cerdos, en una granja de Vietnam. Posteriormente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) negó esta afirmación y finalmente ambos organismos indicaron que no había evidencias del contagio, pero indicaron que no era descartable que se hubiese producido y estaban a la espera de más datos sobre los análisis.

Ya somos 192.683