Desmantelada una red de distribución ilegal de medicamentos que operaba mediante la 'distribución inversa'

Han sido detenidas siete personas y se han realizado nueve registros en farmacias y almacenes de distintas provincias españolas

El Cuerpo Nacional de Policía ha desarticulado una red que se dedicaba a distribuir ilegalmente miles de medicamentos que eran retirados del cauce establecido mediante el conocido como procedimiento de distribución inversa, que consiste en sacar gran cantidad productos del canal legal de distribución para, posteriormente, reintroducir de nuevo medicamentos en el circuito farmacéutico. Además, triangulaban las facturas, con la finalidad de ocultar el verdadero destinatario final de los mismos.

En la operación, que se ha realizado en colaboración con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), se ha detenido en total a siete personas, -cinco en Logroño y dos en Málaga-, y se han realizado nueve registros en farmacias y almacenes, que han resultado en la intervención de miles de productos en un precario estado de conservación.

Los medicamentos facturados por esta red superan el millón de euros, y habrían conseguido un beneficio en el mercado aún por determinar, tanto en su venta en diversos países extranjeros -Reino Unido, Bélgica o Dinamarca, entre otros-, como en su reintroducción en el mercado nacional.

Así lo ha explicado este lunes el delegado del Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, quien ha dado detalles de esta operación, iniciada en Logroño el pasado mes de enero, junto con el jefe superior de la Policía Nacional en La Rioja, Pedro Mélida; el responsable en la comunidad de la UDYCO, Fernando Ascaso; y la directora general de Farmacia del Gobierno riojano, Carmen Sáenz.

La investigación se inició cuando el Servicio de Inspección de Farmacia de La Rioja detectó cómo, desde una farmacia de Logroño, se estaban realizando compras superiores a lo habitual en este tipo de establecimientos. El objetivo era derivarlos hacia determinados mayoristas distribuidores de productos farmacéuticos en otros territorios y venderlos por un precio tres o cuatro veces superior y, los que no lograban vender fuera, reintroducirlos en el mercado interno, “beneficiándose de la diferencia de precios, según ha explicado Bretón.

Esto creaba una situación de desabastecimiento en el mercado interior de productos farmacéuticos, decretada por la Agencia Española de Medicamentos. Unas medicinas que eran prescritas específicamente contra determinadas enfermedades, sobre todo “oncológicas, alzheimer y, en general, patologías graves”, ha explicado Carmen Sáenz, directora de general de Farmacia del Gobierno riojano, y cuya carestía podría haber puesto en grave riesgo la salud de las personas que lo necesitaban.

Posteriormente, los investigadores lograron destapar la trama de distribución ilegal de grandes cantidades de medicamentos a nivel nacional, de la que formaban parte también otras farmacias de Pamplona y Málaga, y almacenes distribuidores de medicamentos ubicados en Granada, Málaga y Navarra.

Este tipo de venta y distribución al por mayor de medicamentos, que son suministrados desde una farmacia a una red de almacenes, es lo que se denomina distribución inversa, por tratarse del proceso contrario al normal: desde los laboratorios y almacenes a las farmacias. Ésta es una práctica que la legislación sanitaria española prohíbe porque no permite garantizar la calidad y estabilidad del producto, que sufre un procedimiento de transporte diferente al reglamentariamente establecido.

La investigación, que se ha prolongado durante medio año, ha sido realizada por la Sección de Consumo, Medio Ambiente y Dopaje de la UDEV Central de la Comisaría General de Policía Judicial, junto a la UDYCO de la Jefatura Superior de La Rioja y en colaboración con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Ya somos 190.626