Fallece un joven de 18 años al caer de una atracción en Terra Mítica

El juzgado de instrucción 2 de Benidorm ha abierto una investigación para establecer si hubo un fallo de seguridad.

Un joven de 18 años ha fallecido en la tarde de este lunes al caer de una atracción en el parque temático Terra Mítica -en Benidorm, Alicante-, según han informado fuentes del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU). Una unidad del Servicio de Asistencia Médica Urgente (SAMU), ha tratado de reanimar al joven, aunque sin éxito.

Según ha señalado en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el juzgado de instrucción 2 de Benidorm ha abierto una causa para investigar lo sucedido. La juez espera en los próximos días el atestado policial tras el que acordará las diligencias que considere oportunas. Además, ha indicado que se investigará "si ha habido un fallo de seguridad".

Por su parte, el parque ha informado de que se ha puesto en contacto con la empresa alemana responsable de Inferno -la atracción desde la que cayó el  fallecido-, que está en funcionamiento en el parque desde 2007, para que sus ingenieros investiguen también qué ha sucedido y las posibles causas del accidente.

 Fuentes del departamento de Comunicación del complejo de ocio han explicado que "el sistema de seguridad es muy estricto" y han subrayado que "los arneses se bloquean con dos cilindros hidráulicos que tienen apertura eléctrica y, por lo tanto, sólo es posible que se abran cuando están parados". "Es más -han proseguido- ante cualquier tipo de fallo, la atracción no arrancaría. No saldría con ningún arnés abierto, porque es imposible", ya que se trata de un sistema de seguridad "que bloquea la atracción en caso de que hubiera habido cualquier fallo en el arnés".

El parque dejó de ser de titularidad pública en 2012

El parque Terra Mítica dejó de ser de propiedad de la Generalitat valenciana en 2012, cuando fue comprada por Aqualandia en un 70,76%, cuyo principal accionista es Georges Santa-María, según indica El Economista. La compra se realizó a través de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV) y costó 65 millones de euros, aunque sólo se pagaron 20 millones de euros. Los 45 millones restantes eran un compromiso del comprador de cancelar préstamos con la SPTCV. El restante 29,24% de las acciones está en manos de acionistas minoritarios, la mayoría de la Comunitat Valenciana.

La inversión pública en el parqué alcanzó los 400 millones y supuso una pérdida de casi 200 millones de euros. Parte de la inversión se recuperó con la venta de terrenos del parque alicantino.

Ya somos 188.948