FACUA acusa a los operadores de móviles de inflar artificialmente los costes de las llamadas y denuncia el cobro irregular de otros 1.225 millones de euros en sólo un año

La Federación remitirá un informe sobre las irregularidades al Servicio de Defensa de la Competencia y la Comisión Europea. El Real Decreto que regula las tarifas de interconexión establece que deben estar orientadas a costes, pero la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones permite que Movistar y Vodafone (no hay datos sobre Amena) apliquen precios desproporcionadamente superiores.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) acusa a los operadores de móviles de inflar artificialmente los costes de las llamadas y denuncia el cobro irregular de otros al menos 1.225 millones de euros, relativos concretamente al periodo 2001 y posiblemente superiores en ejercicios posteriores, que se suman a los en torno a 1.175 millones que pagan cada año los usuarios de móviles por los redondeos en las llamadas de menos de un minuto y las que se realizan desde teléfonos con tarjeta.

Cada vez que un usuario de móvil recibe una llamada o un mensaje, su compañía le cobra al operador de fijo, cable o móvil desde el que se ha realizado una cantidad por el uso de su red, que según la normativa de telecomunicaciones deben estar orientada a costes. Pero según sendos informes de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), adscrita al Ministerio de Ciencia y Tecnología, fechados en junio de 2003, las denominadas tarifas de interconexión de Movistar y Vodafone (aún no hay datos sobre Amena) estaban en 2001 nada menos que un 113% y un 73%, respectivamente, por encima de sus costes. Cobros excesivos que todos los operadores de telefonía repercuten en los usuarios estableciendo tarifas muy elevadas por llamar desde o hacia un móvil.

FACUA remitirá un informe sobre las irregularidades al Servicio de Defensa de la Competencia del Ministerio de Economía y la Comisión Europea, además del Defensor del Pueblo y organismos de los ministerios de Sanidad y Consumo y Ciencia y Tecnología.

Defensa de la Competencia dio a conocer en marzo de 2003 la apertura de un expediente a Amena, Movistar y Vodafone por las elevadas tarifas que aplican a los operadores por el uso de su red. Por su parte, la Comisión Europea está investigando el posible abuso de posición dominante de las compañías de móviles que operan en la UE dado que los precios que aplican por las terminaciones de llamadas en sus redes (una media de 0,1816 euros por minuto) son diez veces superiores a la tarifa media de interconexión de fijo a fijo sin que haya "motivo técnico alguno para una diferencia tan elevada", lo que según el Ejecutivo comunitario "redunda en precios elevados para los consumidores". De hecho, estudios realizados por FACUA ponen de manifiesto que en España, llamar desde una compañía de telefonía fija a una de móvil dentro de una misma ciudad cuesta hasta once veces más caro que si el destino es una compañía de cable, cuando en ambos casos el operador fijo tiene que abonar unas tarifas de la interconexión a la red de otro operador.

FACUA advierte que si el Gobierno interviene contra las compañías en defensa de los usuarios y la CMT abandona su pasividad al respecto, las elevadas tarifas que hoy pagan por llamar desde y hacia móviles podrían reducirse de forma considerable y no al revés, como han amenazado los operadores ante el anuncio del fin de los redondeos ilegales del primer minuto y de las llamadas con tarjetas de prepago realizado por el Ministerio de Sanidad y Consumo tras la denuncia de la Federación. Y es que, por ejemplo, cuando un usuario realiza una llamada de fijo a móvil, en torno al 80% de lo que le factura su compañía va a parar a las arcas del operador de móviles como peaje por el uso de su red.

Según el Real Decreto 1.651/1998, de 24 de julio, las tarifas de interconexión de los operadores dominantes en telefonía móvil, actualmente Amena, Movistar y Vodafone, deben atenerse "a los principios de transparencia y de orientación a costes". Sin embargo, los únicos datos que la CMT ha hecho públicos hasta la fecha, relativos a las contabilidades de Movistar y Vodafone en el periodo 2001, ponen de manifiesto que estas tarifas se fijaron por encima del doble de los costes, sin que el organismo regulador haya tomado medidas contundentes en consecuencia.

En lo que la CMT define como costes, las compañías pueden incluir un margen de beneficios del 18%, que denomina "tasa anual de retorno sobre activos". Así, del informe de la Comisión se extrae que los costes de Telefónica Móviles en 2001 ascendieron a 718.087.200.

Si Telefónica Móviles hubiese cumplido escrupulosamente la legislación, sus ingresos provenientes de las compañías por las tarifas de interconexión estarían "orientadas" a la citada cantidad, pero la cifra ascendió a nada menos que 1.532.595.100 euros. Es decir, un margen del 113%, 814.507.900 euros, por encima de los costes.

En el caso de Vodafone, sus costes en los servicios de interconexión entre abril de 2001 y marzo de 2002 ascendieron, según el informe de la CMT, a 562.143.667 euros. Pero sus ingresos por este concepto fueron también muy superiores, concretamente 973.018.034. O sea, un margen del 73%, 410.874.367 euros, sobre los costes.

Pues bien, si el organismo adscrito al Ministerio de Ciencia y Tecnología comprobó que Telefónica Móviles y Vodafone ingresaron 814.507.900 y 410.874.367 euros, respectivamente, por encima de unos costes que ya incluyen un más que considerable margen de beneficios, FACUA se pregunta por qué no sancionó a ambas empresas ni las obligó a reducir sus tarifas de interconexión hasta orientarlas a costes, tal y como establece el Real Decreto que regula las tarifas de interconexión.

En sendas resoluciones fechadas el 2 de octubre de 2003, tres meses después haber emitido sus informes sobre las contabilidades de costes de las dos compañías, la CMT se limitó a imponer a Movistar y Vodafone una ridícula rebaja, del 7%, en las tarifas de interconexión de ambas empresas, que se sumaba al 17,13% que les había impuesto en julio de 2002.

FACUA critica que el organismo parecía obviar los datos de sus propios informes, el hecho de que los espectaculares márgenes de beneficio eran muy diferentes en las dos compañías y que posiblemente los costes que les generaban el uso de sus redes en 2003 serían ya considerablemente inferiores a los de hacía dos años, con lo que no habría que descartar que las futuras contabilidades reflejasen márgenes de beneficios aún mayores. La Federación reclama por ello a la CMT que no demore más la publicación de los datos relativos a 2002.

Ya somos 192.649