FACUA Madrid denuncia la privatización progresiva de la educación infantil en la Comunidad

La paulatina subida de tasas deja fuera del sistema público a más de 20.000 niños. Las cuotas han crecido entre un 100 y 180% desde 2008. En paralelo, crecen las subvenciones a los centros privados.

FACUA Madrid denuncia la privatización progresiva de la educación infantil en la Comunidad
Alrededor del 70% de los centros de gestión indirecta ya están en manos de corporaciones como Eulen y Clece. | Imagen: Mark Bentley (CC BY-NC-ND 2.0)

FACUA Madrid denuncia la privatización progresiva de la educación infantil en la Comunidad de Madrid desde 2008. El Ejecutivo regional está llevando a cabo esta privatización perjudicando a las familias que deciden matricular a sus hijos en los centros públicos educativos para el tramo de entre 0 y 3 años mientras se incentiva a aquellos que eligen centros privados.

La asociación critica que, mientras se subvencionan las matrículas en centros privados sin mayores requisitos que solicitar la ayuda, se grave con tasas abusivas a aquellas familias que escolarizan a sus hijos en las escuelas públicas, incluidas las rentas más bajas, que sólo pueden llegar a beneficiarse de una mínima rebaja de 28 euros en la cuota del comedor.

Los centros educativos públicos para el primer tramo de la educación infantil (de 0 a 3 años -no obligatoria según la legislación española-), gestionados por la Consejería de Educación, dejaron de ser gratuitos en 2008. Desde entonces, los padres que escolarizan a sus hijos en estos centros pagan unas tasas mensuales que han ido creciendo hasta un 180% para el caso de los menores de un año (que pagan un suplemento de 60 euros al mes) y el 100% para los mayores de esta edad. FACUA denuncia que esto ha provocado una caída del 60% en la demanda de escolarización desde 2010, esto es, que más de 20.000 niños y niñas han sido expulsados de la red pública de escuelas infantiles en la Comunidad de Madrid.

Incentivo a la escolarización en centros privados

La organización lamenta que, en paralelo, se favorezca la escolarización en centros privados, a través de los llamados cheques guardería, que suponen una subvención por estudiante de 130 euros de media sin considerar los ingresos de las familias. FACUA Madrid considera un exceso que la Consejería de Educación dedique 34 millones de euros de fondos públicos para incentivar las matrículas privadas mientras hay plazas vacantes en la escuela pública, ya que unas 4.500 plazas han quedado sin ocupar este año -en torno al 10% del total-.

FACUA Madrid exige al Ejecutivo que detenga el proceso de privatización de la educación infantil y revierta el proceso de impulso que Educación está dando a las grandes corporaciones de servicios, al favorecer las licitaciones a empresas sin experiencia en el sector sobre las pequeñas cooperativas sin ánimo de lucro que llevan más de 20 años como responsables de los centros educativos de gestión indirecta.

Empresas ajenas al sector gestionan los centros

La organización recuerda que alrededor del 70% de los centros de gestión indirecta ya están en manos de estas corporaciones, como Eulen (empresa dedicada a la limpieza, seguridad y servicios auxiliares) y Clece (del grupo de constructoras ACS, propiedad de Florentino Pérez), gracias a un cambio en las bases del concurso mediante el que la Consejería de Educación hace las concesiones. El proceso se ha convertido en una subasta en la que las ofertas más baratas ganan más puntos, ignorando el proyecto educativo, que incluye la experiencia en el sector. La asociación lamenta que los nuevos concursos rebajen, de media, un 12% los presupuestos anteriores por las consecuencias que esto produce.

FACUA recuerda que el abaratamiento de las ofertas conlleva necesariamente una precarización del servicio que prestan las empresas, como el comedor o el inevitable aumento de la ratio entre profesores y alumnos -esto es, más alumnado por aula- y peores condiciones laborales para sus docentes, lo que lleva directamente a una peor calidad en la educación que reciben los menores, apuntalado además con la falta de experiencia en el sector de las empresas que están ganando las licitaciones para gestionar estos centros educativos.

Ya somos 190.599