El informe se remitirá al Área de Movilidad de la ciudad

Los ciudadanos suspenden al nuevo sistema de transporte urbano de Granada

EL 71% de los encuestados por FACUA Granada considera que este servicio metropolitano ha empeorado mucho tras la implantación del LAC.

FACUA Granada ha realizado una encuesta sobre el nuevo sistema de transporte urbano de la capital.

En la misma, que ha contado con la participación de más de 900 consumidores, ha recogido opiniones, quejas así como sugerencias que la asociación trasladará al Área de Movilidad en espera de que sean atendidas para mejorar el actual sistema.

La encuesta se ha estructurado en tres bloques; uno referido a la LAC, otro a las líneas de barrio y un tercero más general.

El LAC

Los consumidores que han participado en la encuesta de FACUA Granada han puntuado con un 3,47 sobre 10 este servicio, que pese a estar suspenso supone la más elevada del conjunto de elementos analizados.

Los trazados se sitúan en 3 puntos, que se reducen a 2,1 en cuanto a integración del LAC en el nuevo sistema de transporte se refiere.

La ubicación de las paradas de LAC tampoco obtiene mejores resultados. El 35,7% de los encuestados considera que dicha situación es mala, 25,7% lo valora como muy mala. Sólo el 11,3 % estima que la ubicación es buena o muy buena..

Respecto a los principales problemas que afectan a la LAC, el 73% destaca la masificación del servicio, seguido de la mala planificación, 70%, y los problemas para transbordar (59%).

La encuesta refleja que los granadinos no son optimistas con este servicio. El 22,1% cree que el servicio empeorará, un 36% que lo hará mucho. Por contra, el 18% que espera que mejorará algo o mucho.

David Avellaneda, responsable del estudio de FACUA Granada indica que "el arranque del LAC no ha sido especialmente brillante y, lo peor, es que conforme el tiempo pasa los problemas se mantienen. Algunos como los problemas de trazado o la ubicación de las paradas porque son estructurales y precisan de cambios en profundidad. Y otros como la masificación y los retrasos porque hay errores en las estimaciones de viajeros, incluso a pesar de la actual gratuidad del servicio. Esto permite que la ciudadanía tenga fácil señalar los puntos que deben mejorarse y justifica la falta de confianza en la evolución futura del LAC. Estamos hablando de que dos de cada tres usuarios piensan que el servicio no sólo no va a mejorar sino que va a ir a peor. Va a ser necesario mucho trabajo para corregir los problemas actuales del servicio y poder mejorar esta forma de pensar de los ciudadanos".

Las líneas de barrio

Respecto a las líneas de barrio los granadinos son más pesimistas todavía. La valoración global del servicio en los barrios es de  2,88 puntos mientras que los nuevos trazados de líneas se quedan en 2,44 puntos. De hecho, cuatro de cada cinco encuestados piensan que ese trazado deja zonas desconectadas, siendo el Zaidín y La Chana las zonas que peor cubiertas están, seguidas del Albaicín y la zona del Cementerio que antes cubría la línea 13.

La encuesta refleja diversos aspectos que se deben mejorar como el trazado de las líneas, según un 77,6 % de los encuestados, seguido de la ubicación de paradas con un 55,1%. La obligación de transbordar, las largas esperas para cubrir trayectos breves y la existencia de zonas con una cobertura deficiente son los principales puntos de mejora que indican los ciudadanos.

En este aspecto, Avellaneda señala que "los ciudadanos no pueden entender cómo un sistema de líneas de barrio puede funcionar tan mal. Los trazados podrían cubrir muchas más zonas de la ciudad, especialmente en Chana y Zaidín, y ya que hay que transbordar al menos que cubran mas zonas de los barrios. Se echa de menos cierta racionalidad en estos trazados, tanto por los giros que a veces dan las líneas como por la dimensión de las mismas. También son muy necesarias mejoras en las frecuencias, especialmente en las líneas del Albaicín, tanto para prestar un buen servicio al ciudadano como al turista".

Valoración Global

Y es que el nuevo sistema se queda en una valoración global de sólo 2,29 puntos mientras que el nuevo mapa general de líneas únicamente alcanza 2,21.

Según los datos de la encuesta realizada por FACUA Granada, desde que se ha producido el cambio de sistema los granadinos tardan, de media, veintidós minutos más en llegar a su destino, de los que ocho minutos tienen que hacerlos caminando. Y por si esto fuera poco el nuevo sistema supone que los granadinos tengan que hacer una media de 1,7 transbordos por trayecto para llegar a su destino. Considerando que antes solo hacían los 0,07 transbordos de media el incremento en el número de transbordos es de un 2.400%.

Para el 71,1% de los encuestados el transporte urbano de Granada ha empeorado mucho, y el 66,2% estaría totalmente de acuerdo en volver al antiguo sistema de transporte.

FACUA Granada remitirá en los próximos días los resultados al Área de Movilidad. La asociación espera que estos sirvan para realizar mejoras en el servicio. 

Ya somos 190.563