Los miembros del grupo organizado operaban en Las Palmas de Gran Canaria

15 detenidos acusados de estafar 3 millones de euros gestionando falsas recompras de multipropiedades

La investigación comenzó a finales de marzo tras la recepción de numerosas denuncias de ciudadanos europeos a los que contactaban por teléfono pidiéndoles una cantidad por supuestos gastos de una venta que nunca se llevaba a cabo.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a quince personas que formaban parte de un grupo organizado que estafó más de tres millones de euros mediante fraudes vinculados a la adquisición de derechos de multipropiedad y al "time sharing", según informan fuentes del Cuerpo Nacional de Policía.

Al parecer, los miembros del grupo se dedicaban a la recompra fraudulenta de derechos de multipropiedad de ciudadanos extranjeros a través de dos locales que utilizaban como "call-centers"desde donde captaban a sus víctimas y también a sus colaboradores.

Los máximos responsables de la trama fueron arrestados justo en el momento en el que iban a realizar un pago en efectivo de más de 8.000 euros, y hasta el momento se han registrado más de 150 denuncias de este tipo de fraude, la mayoría realizadas por ciudadanos de distintos países de la Unión Europea.

La investigación comenzó a finales de marzo tras la recepción de numerosas denuncias de personas a las que esta organización contactaba por teléfono y les ofrecía recomprar sus derechos de multipropiedad. Con el objeto de sufragar los gastos de la gestión del supuesto contrato de compra, exigían a las víctimas un pago por adelantado, pero la compra nunca se llegaba a realizar ni el importe entregado era devuelto.

Momento de la detención

Una vez avanzada la investigación, la Policía Nacional consiguió descubrir la identidad de varios de los receptores de las transferencias, lo que llevó a destapar al resto de los componentes y a la desarticulación de la trama.

Tras realizar un dispositivo policial se arrestó a quince personas, además de a los cabecillas, a los operadores telefónicos que engañaban a las víctimas de las estafas y a los colaboradores.

Además, se han realizado cuatro registros: dos en los domicilios de los dirigentes del grupo y dos más en los locales que utilizaban como "call-centers", donde se ha incautado numerosa documentación, contratos de sociedades y listados de personas con las que habían contactado que servirá a los agentes para poder descubrir nuevas víctimas del fraude.

La Policía Nacional también ha intervenido 11.426 euros en efectivo, seis ordenadores portátiles, diez USB y dos discos duros externos. La operación se ha llevado a cabo por agentes de la sección de Fraude Financiero de la UDEF Central, Comisaría General de Policía Judicial y la Udyco de la Jefatura Superior de Las Palmas de Gran Canaria.

Ya somos 190.563