Los supervisores de la UE alertan de riesgo de malas prácticas de venta por parte de la banca

En su informe bianual conjunto sobre los riesgos y las vulnerabilidades del sistema financiero de la UE, las autoridades de supervisión expresan además su inquietud por el bajo crecimiento en Europa.

Las tres autoridades de supervisión de la UE (de la banca, de valores y mercados y de seguros) han alertado este lunes del riesgo para consumidores y para la estabilidad financiera de las malas prácticas de venta de productos financieros y de la manipulación de índices por parte de la banca.

En su informe bianual conjunto sobre los riesgos y las vulnerabilidades del sistema financiero de la UE, las autoridades de supervisión expresan además su inquietud por el bajo crecimiento en Europa, en un entorno caracterizado por el alto endeudamiento y la búsqueda intensificada de rentabilidad con tipos de interés bajos.

Los supervisores resaltan que las malas prácticas comerciales por parte de las instituciones financieras, como la venta abusiva de productos financieros y la manipulación de indicadores, siguen siendo una "preocupación sustancial".

"Un área clave de inquietud tiene que ver con el comportamiento inapropiado en el sector financiero, que plantea riesgos tanto desde la perspectiva del consumidor como de la estabilidad financiera", ha dicho el presidente de la Autoridad Bancaria, Andrea Enria.

El informe avisa además de que las actuales buenas condiciones en los mercados pueden ocultar fragilidades en un entorno económico débil. En particular, los supervisores ven riesgos en el alto endeudamiento y el bajo crecimiento del crédito al sector privado y subrayan la importancia de continuar las reformas estructurales para mejorar la competitividad. También reclaman seguir con la reparación de los balances de los bancos y la reestructuración de deuda.

El estudio reclama aumentar los esfuerzos para hacer frente a los riesgos relacionados con las tecnologías de la información y los ciberataques.

En cuanto a las condiciones de financiación, la política monetaria acomodadiza y las medidas no convencionales adoptadas por los bancos centrales han mejorado la situación, aunque los bajos tipos de interés han aumentado la presión para aseguradores, fondos de pensión y gestores de activos.

En particular, el carácter prolongado del entorno de bajos tipos de interés ha intensificado la búsqueda de mayores rentabilidades por parte de los inversores, lo que aumenta los riesgos para la valoración de los activos de un cambio repentino.

Finalmente, el informe subraya el riesgo de que las instituciones financieras de la UE se vean afectadas por incertidumbres políticas y económicas en varias economías emergentes, con una referencia especial al impacto del conflicto entre Rusia y Ucrania.

Ya somos 190.688