Tapicería con grietas, pieles cuarteadas o patas mal colocadas, entre otras anomalías

FACUA alerta de una avalancha de reclamaciones contra Divatto por el deterioro de sus sofás

La cadena se desentiende de las quejas. Multitud de usuarios denuncian en distintos foros de internet y en las redes sociales la negativa a reparar o sustituir los sofás por parte de Divatto y de la empresa Stop Manchas, a través de la que comercializa una garantía comercial de cinco años.

FACUA alerta de una avalancha de reclamaciones contra Divatto por el deterioro de sus sofás

FACUA-Consumidores en Acción alerta de una avalancha de quejas contra la cadena Divatto por el deterioro de sus sofás.

La asociación advierte de que Divatto no atiende adecuadamente las reclamaciones de numerosos usuarios que se quejan de incumplimiento de garantía, de grietas en la tapicería o piel cuarteada, entre otras cuestiones. Los sofás, anunciados por la empresa como de "alto nivel", tienen unos precios que oscilan entre los 2.000 y los 6.000 euros.

La asociación mantiene distintos expedientes abiertos con Divatto, que no da solución a las reclamaciones de los consumidores. Asimismo en numerosos foros de Internet, blogs y en las redes sociales aparecen multitud de afectados que enumeran incidencias en sus sofás como descosidos, brazos flojos, diferentes tonos en un mismo mueble, pérdida de color, patas mal colocadas, manchas que no salen o incluso escamas que se quedan en la ropa de la persona que se sienta.

FACUA considera que Divatto lleva a cabo prácticas fraudulentas en la venta del mobiliario por parte de sus comerciales al incurrir en publicidad engañosa sobre su garantía comercial.

La empresa ofrece la posibilidad de, más allá de la garantía legal de dos años, contar con cinco años de garantía para "manchas", "daños accidentales" y "daños estructurales" si se contrata el denominado "programa de protección Platinium Class de Divatto". La publicidad de esta garantía comercial, que cuesta cerca de 400 euros, plantea que es la propia cadena de sofás la que se hará cargo de las reparaciones a domicilio y la sustitución de los sofás si no tienen arreglo, pero el contrato indica que en realidad la que se hace cargo es la firma Stop Manchas SL que, al igual que Divatto, suele desentenderse de las reclamaciones.

Divatto anuncia que al contratar su garantía comercial están cubiertos daños accidentales como rasgaduras, quemaduras o incidencias provocadas por animales; también manchas de comida y bebida, de fluidos corporales, de productos cosméticos, de tinta de bolígrafo o de lejía. Además la publicidad asegura que reparan daños estructurales como piel agrietada, defectos en el soporte, roturas o apertura de costuras, entre otros.

Pero FACUA advierte de que muchos afectados denuncian que han sufrido roturas accidentales teóricamente cubiertas como contempla la garantía. Sin embargo, Divatto y Stop Manchas argumentan que no reparan los sofás con la excusa de que los usuarios han cumplido con un mantenimiento adecuado, cuando si efectivamente los consumidores no cuidasen el mobiliario como marcan las instrucciones, el deterioro se detectaría en la totalidad del mueble y no sólo en una parte como sucede en la mayoría de los casos.

Algunas de las reclamaciones abiertas por FACUA contra Divatto

Fermín García se dirigió a FACUA para denunciar el periplo que lleva reclamando a Divatto para que le arreglara su sofá. Compró un modelo Carusso con una garantía de 5 años porque firmó el programa de Protección Platinium Class de Divatto con un coste que superaba los 2.000 euros en total.

En principio el afectado consiguió que un técnico le pusiera una funda a la parte dañada, en lugar de cambiarla. Sin embargo, las grietas en la tapicería aumentaron y Divatto argumentó que el período de dos años de garantía había finalizado, cuando Fermín había contratado el plan especial antes mencionado de cinco años.

FACUA ha recibido respuestas parecidas a sus numerosas reclamaciones como refleja uno de los comunicados de Divatto: "el programa de protección Platinium no es una garantía comercial. Este servicio lo presta la empresa Stop Manchas SL, tal y como queda reflejado en la documentación que se entrega en el kit de mantenimiento". Sin embargo en los términos y condiciones del contrato la empresa indica literalmente: "El Contrato de Servicio tendrá eficacia al día siguiente de la entrega del mobiliario, y terminará una vez transcurridos 5 años".

La asociación considera contradictoria la argumentación de Divatto, que habla de que los cinco años no son una garantía comercial y sin embargo en el propio contrato califica ese tiempo de garantía. También en la publicidad de Platinum Class dice literalmente: "Dicho programa se establece por un período de cinco años, cubriendo esta garantía las posibles manchas en su Divatto, los daños accidentales y los daños de estructura…".

En distintos foros, numerosos afectados hablan de que las grietas o las anomalías aparecen cuando el sofá está a punto de cumplir los dos años de garantía o incluso cuando los ha pasado. Pero como en muchos casos tienen contratados los cinco años se dirigen a la empresa Stop Manchas y una gran parte recibe el rechazo de la reparación argumentando un mal uso del mobiliario.

Este es el caso de Javier Mateos de Porras. "Mi sofá comenzó a agrietarse cuando ya tenía dos años y como tenía el programa Platinium, Divatto me remitió a Stop Manchas, que se refugia en la excusa de que le hemos dado un mal mantenimiento", denuncia.

Loli Gago ha llegado a recibir incluso un presupuesto de Divatto que no había solicitado para cambiar el revestimiento con un nuevo tejido sintético en lugar de la piel que había pagado. El sofá le costó unos 2.500 euros y le han pedido más de 400 por la reparación. Además tenía que dejar el mueble hasta treinta y cinco días en la fábrica cuando todavía está dentro del plazo contratado de cinco años de garantía.

Ya somos 188.765