Reclama al Gobierno la intervención del sector

FACUA alerta de que la luz ha subido un 19% desde enero, 13 euros mensuales para el usuario medio

Hoy las tarifas ya son mucho más caras que cuando para su fijación mediaba la subasta eliminada por el Gobierno el pasado enero. La subida interanual se sitúa en el 7,8%.

FACUA alerta de que la luz ha subido un 19% desde enero, 13 euros mensuales para el usuario medio
FACUA demanda al Gobierno una intervención contundente en el sector para que las tarifas se establezcan sobre la base de los costes reales de la generación energética.

FACUA-Consumidores en Acción alerta de que el recibo de la luz ha subido un 19,2% desde enero de este año. Con la tarifa media del mes de septiembre, el usuario medio paga 13 euros mensuales más que con la de enero.

En cuanto a la subida interanual, con la tarifa media de este septiembre, el usuario medio paga un 7,8% más que en el mismo mes del año pasado. Hoy las tarifas ya son mucho más caras que cuando para su fijación mediaba la subasta eliminada por el Gobierno el pasado enero.

FACUA demanda al Gobierno una intervención contundente en el sector para que las tarifas se establezcan sobre la base de los costes reales de la generación energética. La asociación también reclama una auditoría histórica del déficit de tarifa y un cambio legal para prohibir la puerta giratoria mediante la que las eléctricas fichan a expresidentes, exministros y otros altos cargos gubernamentales y los gobiernos incorporan como altos cargos a exconsejeros de estas compañías.

El Gobierno de Rajoy modificó el pasado enero la regulación de las tarifas eléctricas, lo que supuso la eliminación de la subasta del mercado mayorista Cesur introducida durante la etapa de Zapatero. El ministro de Industria, José Manuel Soria, advirtió de que en la última subasta, celebrada en diciembre, se produjo "una clara manipulación" que habría provocado una subida del 11% en las tarifas.

La subasta venía provocando un plus en la especulación que se produce en la configuración de las tarifas desde la liberalización del sector. Pero el nuevo modelo que ha puesto en marcha el Ejecutivo es aún peor que el anterior, ya que da aún más libertad a las eléctricas para subir los precios mediante prácticas oligopólicas e impide a los usuarios conocer las tarifas que pagaran hasta que reciban la factura.

Las tarifas, mes a mes

Con las tarifas vigentes en enero, el usuario medio pagaba 67,62 euros (un 16,0% menos que en enero de 2013), 66,33 en febrero y marzo (17,6% menos que en los mismos meses del año anterior), 63,98 en abril (14,4% menos que un año atrás), 71,46 en mayo (4,4% menos), 75,31 en junio (0,7% más que en junio de 2013), 73,88 en julio (2,4% menos), 75,87 en agosto (un 1,4% más) y 80,63 en septiembre (un 7,8% más que los 74,81 euros de septiembre de 2013). Los importes indicados para las facturas del usuario medio en los tres primeros meses del año incluyen el descuento aplicado con posterioridad a las tarifas que se habían aprobado de forma provisional.

En los nueve primeros meses del año, el precio medio mensual por cada kWh consumido (impuestos incluidos) ha sido de 13,93 céntimos en enero, 12,76 en febrero, 12,76 en marzo (tras la refacturación que produjo al descontar 3,03 céntimos a cada kWh consumido durante el primer trimestre),12,12 en abril, 14,17 en mayo, 15,22 en junio, 14,83 en julio, 15,37 en agosto y 16,67 en septiembre.

En cuanto a las tarifas fijas por cada kW de potencia contratada, en enero estaba en 3,78 euros, el precio vigente desde agosto de 2013, cuando el Ministerio de Industria, Energía y Turismo aprobó una subida del 62,8% con respecto a los 2,32 euros establecidos desde abril de 2012. En febrero, el Gobierno volvió a subir la tarifa otro 17,9%, situándola en 4,46 euros por kW. El incremento acumulado del precio del kW en poco más de un año ha sido del 92,2%.

Denuncia ante la Comisión Europea

El pasado abril, FACUA denunció al Gobierno de España ante la Comisión Europea al considerar que la nueva fórmula para fijar las tarifas eléctricas (el denominado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor que sustituye a la Tarifa de Último Recurso) vulnera las directivas comunitarias sobre electricidad, derechos de los consumidores y cláusulas abusivas. La asociación espera que Bruselas intervenga expedientando a España y se produzca la paralización del caótico modelo tarifario impuesto por el Gobierno.

FACUA advierte de que el establecimiento de tarifas diferentes en función del tipo de contador y de su integración en un sistema de telegestión que ni siquiera se encuentra aún validado genera una clara discriminación entre los consumidores, a los que se les aplican condiciones diferentes. A ello se suma la falta de transparencia sobre los precios, que no son comunicados a los usuarios antes de su aplicación y resultan difícilmente entendibles para la gran mayoría.

Por otro lado, FACUA señala en su denuncia que la forma de cálculo del precio de la electricidad aprobada por el Gobierno de España vulnera elementos de carácter básico en materia de protección de los consumidores en la UE, ya que las tarifas varían de forma sustancial sin que las comercializadoras les remitan información al respecto con anterioridad.

Ya somos 188.944