Reivindicar nuestro derecho a hacer y a intervenir en política

En FACUA estamos convencidos del derecho incuestionable de cualquier ciudadano o grupo de ciudadanos organizados a hacer política, a intervenir en política. Estamos convencidos de ello porque consideramos que la política es tan importante, que dicha actividad no se puede dejar en exclusividad a los políticos profesionales o a los partidos políticos.

Desde FACUA no cuestionamos el legítimo papel que los partidos políticos tienen que jugar, para articular las mayorías parlamentarias o en los concejos municipales, para aspirar al gobierno del país, de cada comunidad autónoma o de cada ayuntamiento. Pero esa legitimidad no debe ni puede ser incompatible con el deseo de los ciudadanos de intervenir en política no sólo para votar cada cuatro años, porque consideramos que el voto no puede ser entendido por nadie como un cheque en blanco.

Precisamente por ser coherente con esta manera de pensar y por ejercer nuestro derecho, también legítimo a intervenir en política, a hacer política; nuestra organización canaliza sus deseos de un mundo mejor, más justo y más solidario. Utiliza las vías democráticas establecidas por nuestra Constitución y marco legal, para defender el Estado de bienestar y enfrentarnos a las medidas políticas y económicas, que adoptan los gobiernos central, autonómicos o municipales, sean del color que sean, y que sean contrarias a los derechos e intereses de los ciudadanos que representamos y defendemos.

Por ser así y actuar de la manera que lo hacemos, hay quienes nos acusan de forma manipuladora e incluso a veces con buena intención, de hacer política y no dedicarnos a hacer lo que debemos, que según ellos es defender exclusivamente a los consumidores. Y nos hacen estas acusaciones olvidando, o queriendo olvidar, que la defensa de los ciudadanos en su calidad de usuarios es precisamente hacer lo que hacemos. Esto no es otra cosa que enfrentarnos a la pasividad de los gobiernos o a las medidas que adopten y que perjudiquen los derechos e intereses de los ciudadanos en relación a los abusos de las empresas, recortes en la sanidad y educación pública, al derecho a la justicia, a sus derechos sociales o laborales, a disfrutar de salarios justos y pensiones dignas, y también a que se respete el medio ambiente, los derechos de las minorías más vulnerables o a vivir en un mundo sin guerras.

FACUA no aceptará imposiciones de aquellos que quieren tener el patrimonio o la propiedad única para hacer política, y por ello nuestra organización no renunciará nunca a su derecho constitucional de ejercer la libre expresión. Defenderemos siempre, y junto a las anteriormente señaladas, nuestro derecho a posicionarnos en denunciar los recortes a los derechos democráticos a la manifestación o a la huelga; en defender el derecho de la mujer a decidir libremente su maternidad; o a denunciar los crímenes de guerra que Israel está cometiendo contra el pueblo palestino con el argumento de combatir el terrorismo, que pueden ser algunos ejemplos de cómo entendemos el derecho a dar nuestra opinión.

Ya somos 190.662