Reclama la participación de los consumidores en la elaboración de las tarifas

Madrid, Girona y Barcelona tienen los bonos de los autobuses urbanos más caros, según un estudio de FACUA

La asociación ha realizado un estudio comparativo en 38 ciudades españolas que refleja que moverse con una tarjeta recargable con trasbordo cuesta una media de 0,79 euros.

Madrid, Girona y Barcelona tienen los bonos de los autobuses urbanos más caros, según un estudio de FACUA

FACUA-Consumidores en Acción ha efectuado un estudio comparativo sobre las tarifas de los autobuses urbanos de 2014 de treinta y ocho ciudades españolas (ver tablas), entre las que ha detectado diferencias que alcanzan hasta el 246% en el bono con trasbordo.

Los autobuses más caros son los de Madrid (1,83 euros por trayecto con el bono con trasbordo y 1,22 sin), Girona (1,07 euros, con trasbordo) y Barcelona (1,03 euros, con trasbordo).

Los bonos más baratos son el sin trasbordo de Lugo, 0,45 euros por trayecto, seguido del con trasbordo de Logroño, 0,529 euros y del con trasbordo de Cuenca, 0,58 euros.

El estudio contempla las tarifas del billete univiaje, el precio del viaje utilizando el bonobús, tarjeta monedero o recargable, tanto de los que admiten trasbordo como de los que no, y la tarjeta mensual. Asimismo, se incluyen las tarifas especiales para jóvenes, estudiantes, familia numerosa, desempleados, discapacitados, pensionistas y jubilados, la edad a partir de la cual los niños abonan el servicio así como el tiempo establecido para realizar trasbordo con los bonobuses ordinarios.

Según el análisis, viajar en autobús cuesta actualmente una media de 0,79 euros si se utiliza un bonobús o tarjeta recargable con trasbordo (el que ofrecen la mayoría de las ciudades analizadas, en concreto treinta y tres). Con el billete univiaje 1,23 euros, un 55,6% más caro. Los bonos sin trasbordo, existente en nueve de las ciudades analizadas, cuestan de media 0,80 euros. El precio de las tarjetas mensuales alcanza los 38,44 euros. 

FACUA demanda a los ayuntamientos que ofrezcan participación a las asociaciones de consumidores en las decisiones que afecten a la calidad y las tarifas del sector. En este sentido, pide la entrada de las organizaciones que representan los intereses de los consumidores en los consejos de administración de las empresas públicas de autobuses.

La Asociación critica que haya ciudades donde no existan bonos, tarjetas monederos o recargables sólo para la zona urbana, teniendo que soportar los consumidores precios más elevados al permitir un transporte interurbano y/o comarcal.

Bonobús y tarjeta monedero o recargable

El precio de un viaje sin trasbordo con bonobús, tarjeta monedero o recargable cuesta una media por trayecto de 0,80 euros. En los casos de los que incluyen trasbordo, el precio medio es de 0,79 euros.

En los sin trasbordo, sus tarifas medias se han reducido un 0,3% con respecto a 2013 en las ciudades que siguen teniendo dicha modalidad. En los con trasbordo, el incremento ha sido del 1,3%.

Utilizar este bono o tarjeta representa de media un ahorro del 34,5% frente al billete univiaje en las modalidades que no permiten trasbordo, y entre el 35,9% y 68% (en función de si se realizan o no trasbordos) en las que sí ofrecen esta posibilidad.

Nueve de las treinta y ocho ciudades encuestadas tienen una modalidad de bonobús para diez viajes, tarjeta monedero o recargable similar sin trasbordo, treinta y tres tienen la modalidad con trasbordo. En Lugo, Madrid, Palma de Mallorca y Sevilla existen las dos modalidades.

Los bonos o tarjetas recargables más caros son los de Madrid, 1,83 euros por viaje con posibilidad de trasbordo y 1,22 euros en los sin trasbordo, en este caso válidos para realizar viajes en toda la red de líneas de la EMT, Metro Madrid y línea 1 de Metro Ligero. Le siguen el bono con trasbordo de Girona, 1,07 euros, válido para realizar desplazamientos integrados con todas las formas de transporte, y el con trasbordo de Barcelona, 1,03 euros, también válido para todo el sistema tarifario integrado del área (autobús urbano, metro...).

Los bonos más baratos son el sin trasbordo de Lugo, 0,45 euros por trayecto, seguido de Logroño, 0,529 euros, y Cuenca, 0,58 euros, ambos con trasbordo.

Las diferencias llegan a alcanzar en el bono con trasbordo el 245,9%, entre los 0,529 euros del viaje en el bono con trasbordo más económico, en Logroño, y los 1,83 euros del más caro, en Madrid.

Toledo es la ciudad donde comprar un bonobús o tarjeta representa un ahorro más elevado con respecto al billete univiaje, con un ahorro del 57,1% si no se hace uso del trasbordo y de hasta el 78,6% si se utiliza el trasbordo. Le sigue Barcelona con un ahorro de entre el 52,1% y el 76,1% dependiendo de si realiza o no trasbordo.

Por el contrario, las ciudades donde se premian menos a los usuarios habituales del transporte público son Madrid, Linares y Oviedo. En la primera, el uso del bonobús con trasbordo frente al billete univiaje, si no se realiza ningún trasbordo, no sólo no representa ningún ahorro, sino que supone un coste de más del 22%. Si se realiza trasbordo en los diez viajes, el ahorro alcanza el 39%. En Linares el ahorro sólo alcanza el 14,7% si nunca se trasborda y el 57,3% si se hace. En Oviedo, el bonobús o tarjeta recargable sin trasbordo supone sólo un ahorro del 17,1% por trayecto con respecto al billete univiaje.

Tarjeta mensual

Por último, la tarjeta mensual, que permite un número ilimitado de viajes durante el tiempo señalado, existente en veintitrés de las treinta y ocho ciudades analizadas, cuesta una media de 38,44 euros.

Madrid, 54,60 euros, Barcelona, 52,75 euros y Girona, 46,15 euros, tienen nuevamente las tarjetas mensuales más elevadas de las ciudades analizadas, en todas válido para los diversos sistemas integrados. En el lado opuesto, Salamanca, 22,05 euros, Badajoz, Castellón y Huelva, las tres con un precio de 30 euros, son las más económicas. Sus precios alcanzan una diferencia de hasta el 147,6%.

Los precios de la tarjeta mensual se han reducido en Badajoz, 13,5%  (con un coste actual de 30 euros) y Córdoba, 5,7% (situándose en 33 euros). Salamanca ha incrementado su tarifa un 1,6%, hasta los 22,05 euros, y Valencia un 3% hasta los 45 euros. Santa Cruz de Tenerife ha introducido esta nueva modalidad. Dieciocho ciudades han mantenido los precios con respecto a 2013.

Las tarifas se han reducido de media un 0,6% con respecto a 2013 en este tipo de bono.

Billete univiaje

El billete univiaje cuesta una media de 1,23 euros y las diferencias entre el precio más alto y el más bajo alcanzan el 235,9%.

Los viajes en este trayecto han subido de media, con respecto al último estudio publicado por FACUA en 2013, un 1,7%.

El mayor incremento se ha producido en Badajoz, un 9,09% (mientras ha reducido sus precios en los bonos sin trasbordo y mensual), seguido de Las Palmas de Gran Canaria y Valladolid, en ambos casos 7,69%.

Al ser una modalidad de billete que utilizan normalmente usuarios no habituales, FACUA considera razonable que su precio sea disuasorio, ya que debe primarse a quienes apuesten por el transporte público. La Asociación entiende que estos títulos de viaje deben servir para sufragar el conjunto del sistema, pero considera que los incrementos deben hacerse progresivamente.

El univiaje con el precio más alto es el de Barcelona, 2,15 euros, seguido de los de Madrid, Palma de Mallorca y Valencia, todos a 1,50 euros.

Por su parte, los billetes univiajes más económicos se encuentran en Lugo, con un importe de 0,64 euros, Logroño, 0,72 euros y Linares, 0,75 euros.

Jóvenes, estudiantes, pensionistas, parados...

Casi todas las ciudades analizadas tienen tarifas especiales para jubilados y/o pensionistas que cumplan determinados requisitos, los cuáles varían de una ciudad a otra.

Quince de las ciudades tienen tarifas especiales para desempleados consistentes en descuentos si se cumplen determinadas condiciones. Ocho disponen de bonos sociales bonificados o gratuitos.

La mayor parte de ellas, treinta y dos de las treinta y ocho analizadas, tienen tarifas especiales para jóvenes y estudiantes, sólo veinte tienen precios bonificados para usuarios discapacitados y diecisiete para familias numerosas y/o monoparentales que cumplan determinadas condiciones (gratuitos en ciudades concretas en caso de familia numerosa especial o de estar empadronados en la misma).

Respecto a la edad a partir de la cual los niños comienza a abonar el servicio, tres de las ciudades analizadas no lo cobran hasta los 3 años de edad, veintitrés hasta los 4 años y el resto eleva la edad de inicio.

Ya somos 188.935