FACUA advierte que las irregularidades en las líneas 118 de información telefónica hacen necesarios cambios en la normativa que las regula

La Federación ha comparado las tarifas de las veintiuna líneas 118 que funcionan en la actualidad, hasta un 458% más caras que el sustituto del 1003, el 11818. De las cinco empresas más publicitadas, el 11824 de MGA y el 11888 de TPI-Páginas Amarillas tienen las tarifas más caras para las llamadas desde fijo. Cuando un usuario acepta que le comuniquen directamente con el número consultado, el precio de la conversación es hasta setenta y cinco veces más cara que si colgase y marcase directamente el teléfono.

Un año después de la liberalización del sector, la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha realizado un estudio comparativo sobre las veintiuna líneas con prefijo 118 que ofrecen información sobre números de teléfono nacionales, cuyas tarifas son hasta un 458% más caras que la del sustituto del 1003, el 11818, regulada por el Gobierno. La Federación ha detectado un buen número de irregularidades y deficiencias en cuanto a los datos que facilitan a los usuarios sobre sus elevadas tarifas y los procedimientos para atender reclamaciones.

FACUA demanda que la normativa que regula las líneas 118, la Orden CTE/711/2002, de 26 de marzo, obligue a informar del coste de las llamadas desde cualquier operador fijo o móvil a través de locuciones gratuitas antes de empezar a facturar el servicio. Además, la Federación alerta que cuando el usuario acepta que le pongan directamente en contacto con el teléfono solicitado sigue pagando la tarifa de la línea 118, por lo que el coste por minuto de la conversación puede ser hasta setenta y seis veces superior al de una llamada metropolitana. Por ello, demanda que la progresión de llamada tenga, como mucho, un coste fijo y que la conversación tenga la misma tarifa que si se marcase directamente el número de teléfono en cuestión.

Asimismo, FACUA demanda que la legislación establezca como requisito para la prestación de estos servicios la puesta en marcha de teléfonos gratuitos para la atención al cliente, además de direcciones de correo electrónico donde puedan presentar sus reclamaciones y que las empresas cuenten con páginas web del tipo www.118AB.es en las que pueda accederse a estos datos y a las tarifas de las llamadas desde todas las compañías de telefonía fija, por cable y móvil. Actualmente, menos de la mitad de las líneas 118 tienen teléfonos gratuitos para atender reclamaciones.

Actualmente, casi todas las líneas 118 cobran 0,07 euros por los once primeros segundos de la llamada, en la que una locución informa de sus tarifas desde la red de Telefónica, para que pueda decidir si utiliza o no el servicio. Si un usuario llama desde un móvil, en casi todos los casos escucha la misma locución, con lo que se le informa de unas tarifas que no son las correctas, y además paga por ella entre 0,22 y 0,31 euros. Si pregunta cuánto cuesta la llamada desde un móvil o desde un operador de fijo o cable distinto a Telefónica, generalmente se le facilita una información incorrecta fruto de la improvisación o se le indica que lo consulte a su compañía, donde no siempre facilitan estos datos ni los de todas las líneas 118 que operan en la actualidad. Sólo los teleoperadores del 11819 y el 11888 informan de las tarifas desde las tres compañías móviles y en el segundo número, la locución sí indica las tarifas en función de la compañía desde la que se llame.

El número de líneas 118 se ha multiplicado por cinco desde los dos primeros estudios sobre el sector realizados por FACUA en mayo y junio de 2003 (el tercero, efectuado en agosto, abarcaba ya trece números), pero ninguna compite en precios con el auténtico sustituto del 1003, el 11818, cuya tarifa está regulada por el Gobierno al incluirse en el catálogo de servicios que debe ofrecer el operador dominante en telefonía fija en el marco del denominado Servicio Universal de Telecomunicaciones. Llamar al 11818, que sólo acepta una consulta por llamada, es gratis desde las cabinas de Telefónica y tiene una tarifa de 0,35 euros más IVA, independientemente de la duración, si se marca desde un fijo de esta compañía. Las otras líneas son hasta un 566% más caras. Sólo hay una excepción, el 11828, de Retecal, con una tarifa fija de 0,328 euros por llamada, pero el servicio sólo está disponible para los castellano leoneses que son clientes de este operador de telefonía por cable.

Desde fijo

De las cinco empresas que encabezan el mercado, las tarifas más caras para las llamadas desde fijo son precisamente las de las dos más conocidas por los consumidores al ser las más anunciadas. Una llamada de dos minutos al 11824, de MGA, cuesta 1,79 euros (siempre más IVA), cinco veces el precio de la llamada al 11818, un 405% por encima. La misma llamada al 11888, de TPI-Páginas Amarillas (del Grupo Telefónica), supone 1,32 euros, casi el cuadruple (un 272% más) que llamar al nuevo 1003.

Un tercio de las veinte líneas 118 que operan actualmente tienen tarifas idénticas o casi. Entre ellas, las otras tres empresas que se sitúan en el grupo que lidera el mercado por sus inversiones publicitarias. Así, una llamada de dos minutos al 11811, de Telegate/Nueva Información Telefónica, al 11822, de Telefónica de España, y al 11850, de Conduit, cuesta entre 1,20 y 1,27 euros.

Tomando como referencia la totalidad de las líneas, la tarifa más cara es la que aplican el 11838 y el 11858 de Opera, el 11868 de Incotel y el 11876 de IGB, siempre para llamadas desde Telefónica, ya que con ellas una consulta de dos minutos cuesta nada menos que 1,98 euros, un 458% más que la llamada al 11818.

Desde móviles

Si la consulta se realiza desde un móvil, la tarifa menos cara también es la del 11818, aunque FACUA sólo dispone de datos relativos a Movistar, ya que ni en la citada línea ni en los operadores de móviles se informa sobre las tarifas por llamar a dicho número. Desde los 0,72 euros que cuesta una llamada de dos minutos al sustituto del 1003 desde Movistar, las tarifas varían hasta un 636%, alcanzando los 5,30 euros si se llama desde Amena al 11824, según la información facilitada por los teleoperadores del servicio de atención al cliente del operador móvil (aunque según los datos que ofrecen en el 11824, el precio de dicha llamada sería de 2,53 euros, lo que hace patente la dificultad de acceder a información veraz sobre estas tarifas).

Desde Vodafone, las líneas más caras son el 11838 y el 11858, de Opera, el 11868, de Incotel, y el 11876, de IGB, en las que una llamada de dos minutos en horario normal suponen 2,89 euros. Para los usuarios de Movistar, las más caras son el 11838 y el 11858, donde la llamada de dos minutos cuesta 2,55 euros.

FACUA considera que la opción más favorable para el usuario sería que se aplicase una tarifa fija independientemente del tiempo que tarden los teleoperadores en localizar los teléfonos consultados aunque sólo se facilitasen un o dos números en cada llamada, dado que la falta de cualificación de los empleados de ciertas compañías o incluso la picaresca puede alargar la duración de las llamadas y encarecer considerablemente el servicio. Pero después de que el 11888 de TPI-Páginas Amarillas sustituyera la tarifa fija que aplicaba inicialmente por una tarificación por tiempo, sólo cuentan con ella el 11818, de Telefónica (el nuevo 1003) y el 11828, de Retecal, el cual tiene el precio más económico, 0,32 euros por consultar hasta dos números por llamada, pero su servicio sólo es accesible para los castellano leoneses que son clientes de este operador de cable.

Cuidado con la progresión de llamada

Estas compañías ofrecen la posibilidad de conectar al usuario con el número solicitado. Sin embargo, FACUA alerta de su elevadísimo coste de los que se denomina progresión de llamada, ya que en ella se sigue aplicando la tarifa de la línea 118. Así, si se llama desde un fijo, una progresión de llamada a un teléfono de la misma ciudad del usuario tendrá un coste por minuto que puede llegar a ser hasta setenta y seis veces superior que el de una llamada local (tomando como referencia los 0,01 euros por minuto de la tarifa básica de Telefónica en horario reducido) si se realiza a través de las líneas 118 que aplican la tarifa por minuto más cara (0,75 euros), el 11819, de Gavilanes Siglo XXI, el 11824, de MGA, y el 11881, de Neo-Sky. De hecho, los primeros 160 segundos de una llamada metropolitana cuestan 0,0685 euros, pero si se hace la progresión con las citadas líneas, el coste alcanzaría los 2 euros.

Actualmente, sólo hay una excepción, el 11822 de Telefónica de España. Con este número, la progresión de una llamada (desde fijo, ya que no se ofrece aún desde móvil) supone para el usuario el mismo coste que colgar y volver a marcar el teléfono de la persona cuyo número solicitó.

Ya somos 198.214