Consumidores de toda España reciben una macroencuesta de hábitos de consumo que vulnera la Ley de Protección de Datos

FACUA denuncia que el Cuestionario de Hábitos de Consumo en España de RTA Claritas recopila datos vinculables a la salud que podrían perjudicar a los encuestados si llegan a compañías de seguros. La empresa también solicita datos personales de terceros sin requerir su consentimiento expreso.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha solicitado a la Agencia Española de Protección de Datos que paralice la recogida y tratamiento de datos del Cuestionario de Hábitos de Consumo en España de la empresa RTA Claritas ya que vulnera la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (Lopdcp) al recopilar datos vinculables a la salud sin informar a qué empresas se remitirán los mismos y solicitar a los consumidores datos personales de sus parejas sin garantizar su consentimiento expreso.

Además, FACUA advierte que el Real Decreto 994/1999, de 11 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de Medidas de Seguridad de los Ficheros Automatizados que contengan Datos de Carácter Personal, obliga a que los ficheros que incluyen datos de salud cuenten con un nivel de protección alto y no medio, que es el que suelen tener las encuestas que, como ésta, permiten definir la personalidad del individuo.

Se trata de una macroencuesta que están recibiendo consumidores de toda España con el reclamo de ser un supuesto instrumento para conseguir que los productos que hay en el mercado mejoren adecuándose a sus "gustos" e "intereses", aunque el cuestionario no realiza casi ninguna consulta relacionada con la calidad de ningún artículo y se centra en conocer qué marcas, tipos y número de productos y servicios adquieren o podrían adquirir los consumidores, además de datos relacionados con sus ingresos y niveles de endeudamiento. Para fomentar la participación, la empresa incluye junto a la encuesta un sobre franqueado y anuncia entre otros un sorteo de 6.000 euros entre los que la envíen rellena.

FACUA advierte que el cuestionario no sólo puede servir para una gran base de datos al objeto de que todo tipo de empresas puedan acceder a distintas categorías de consumidores en función de sus hábitos de consumo y seleccionar a quiénes les interesa enviarles publicidad, sino también para que determinadas compañías dispongan de datos que podrían llegar a perjudicar a los encuestados y que en el caso de los relativos a la salud están considerados por la Lopdcp como "especialmente protegidos". Los datos vinculables a la salud no pueden procesarse si los consumidores no son informados de sus destinatarios o si el archivo al que van destinados no cuenta con un nivel de protección alto, según establece el Real Decreto 994/1999, de 11 de junio.

Por ejemplo, una compañía de seguros podría dar de baja o negar el alta a un usuario si descubre a través de esta encuesta que es fumador, que bebe por encima de los niveles aceptables por la aseguradora o que practica deportes de cierto riesgo como el ciclismo, el motociclismo, el automovilismo o deportes acuáticos.

En el cuestionario de RTA Claritas España se realizan preguntas que permiten obtener los citados datos sin detallar a qué firmas se enviarían las respuestas, ya que se enumeran algunos sectores como los de servicios financieros y venta por correo pero se incluyen ambiguamente "productos de gran consumo y otros servicios", en los que puede entrar cualquier empresa.

También hay preguntas que sin vulnerar la normativa vigente, pueden revelar información que a muchos consumidores no les gustaría que determinadas empresas conociesen, como si su nivel de ingresos está por debajo o por encima de 1.400 euros anuales, si le quedan pocos o muchos años de hipoteca o paga otros préstamos, si sus facturas de teléfono son normales o muy elevadas, si carece de estudios...

La propia Agencia Española de Protección de Datos advierte en un informe que determinados datos, como por ejemplo el consumo de tabaco, pueden considerarse relativos a la salud y por tanto especialmente protegidos en función de las finalidades para las que se recojan. "No es lo mismo anotar en un fichero de control de pasajeros y billetes la condición o no de fumador de una persona (porque no se van a realizar posteriores evaluaciones médicas del mismo) que anotar dicha condición en un fichero de seguros de vida", señala la Agencia.

En el Cuestionario de Hábitos de Consumo en España se incluyen dos preguntas relativas al consumo de tabaco, en la que se consulta el tipo y marca habitual de la persona que rellena la encuesta y los de su pareja, y al de alcohol, donde se requieren no sólo las marcas de los distintos tipos de bebidas que se consumen, sino también se pregunta si se bebe cerveza a diario, el número de botellas de vino que se compran a la semana y el de botellas de ron, ginebra y whisky que se adquieren al año.

Ya somos 191.180