Centros toxicológicos estadounidenses fueron alertados entre 2012 y 2013 de 17.230 casos de menores de 6 años

Las cápsulas de detergente para la lavadora presentan riesgos de intoxicación para los niños pequeños

Tras valorar el resultado de su estudio, los investigadores del Hospital Nacional de Niños de Ohio consideran necesaria una nueva norma que obligue a los fabricantes a utilizar embalajes más seguros y a especificar en el etiquetado de estas pastillas su alta y peligrosa concentración química.

Un estudio realizado en el Hospital Nacional de Niños de Ohio (Estados Unidos), alerta del peligro de que los niños pequeños se intoxiquen con las cápsulas de detergente para la lavadora.

Estos expertos vieron que entre 2012 y 2013 los centros de toxicología de Estados Unidos recibieron 17.230 casos de menores de seis años que tragaron, inhalaron o expusieron su delicada piel a los productos químicos de esos pequeños paquetes de jabón.

Durante el tiempo de análisis, los investigadores detectaron un total de 769 niños hospitalizados por esta causa, lo que supone un promedio de uno al día, y uno de los menores que resultaron afectados por esta modalidad de detergentes murió.

Los menores de uno y dos años fueron casi dos tercios de los casos recogidos, puesto que, a menudo, ponen artículos en su boca como una forma de explorar su entorno. Los niños que se meten en la boca las cápsulas de detergente corren el riesgo de ingestión de una gran cantidad de productos químicos concentrados.

De hecho, la gran mayoría de las exposiciones a los componentes de estos paquetes de jabón en este estudio, que se publica en la revista Pediatrics, fueron por ingestión. La mayoría de los niños vomitó después de la exposición a la cápsula del detergente para la ropa, pero otros efectos comunes también fueron tos o asfixia, dolor ocular, irritación o conjuntivitis, y somnolencia o letargo.

"Las cápsulas de detergentes de lavandería son pequeñas, de colores y pueden parecer un caramelo o un zumo para un niño pequeño", alerta Marcel J. Casavant, coautor del estudio, jefe de Toxicología en el Hospital Nacional de Niños y director médico del Centro de Envenenamiento de Ohio. "Puede llevar sólo unos segundos que los niños los cojan, los rompan y se traguen los productos químicos tóxicos que contienen o se los metan en los ojos", añade.

Extremar la precaución

Entre otros consejos para evitar estos accidentes, los autores de este trabajo recomiendan que los padres y cuidadores de niños usen detergente para la ropa tradicional, mucho menos tóxico que las cápsulas de detergente de lavadora. Si se compran estas cápsulas, hay que mantenerlas alejadas, en lugares elevados, fuera de la vista de los menores y, si es posible, en un armario con llave, además de guardarlas inmediatamente tras su uso.

"No está claro que las cápsulas de detergente de lavandería disponibles en la actualidad sean realmente a prueba de niños; se necesita una norma de seguridad nacional para asegurarse de que todos los fabricantes adoptan el embalaje más seguro y el etiquetado", reclama Gary Smith, autor principal del estudio y director del Centro de Investigación de Lesiones y Políticas en el Hospital Nacional de Niños.

Ya somos 190.668