FACUA rechaza la posible privatización parcial de TVE y considera que acabar con la 'televisión de partido' no consiste en convertir una mitad en 'televisión de mercado'

La Federación reivindica el mantenimiento de las dos cadenas de TVE para garantizar el derecho de los ciudadanos a contar con medios públicos independientes y de calidad, libres de grupos de poder que den lugar a manipulaciones y censuras.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) rechaza la posible privatización parcial de TVE y considera contradictorio que la fórmula para acabar con la manipulación informativa fruto de la denominada televisión de partido en una de las dos cadenas fuese sustituir (o sumar a) las presiones políticas del partido gobernante por las de los grupos de poder que girasen en torno a una empresa privada.

FACUA defiende el mantenimiento de las dos cadenas de TVE para garantizar el derecho de los ciudadanos a contar con medios públicos independientes y de calidad que les ofrezcan una información que busque la objetividad, la veracidad y la imparcialidad, libres de presiones de grupos de poder que den lugar a manipulaciones y censuras. Algo que sin duda no ha sido hasta hoy, en opinión de FACUA, la realidad de TVE, pero sí el objetivo que debe perseguir su nueva dirección y el Gobierno.

La Federación demanda una televisión pública donde prime la calidad por encima de la captación masiva de audiencias, dirigida a ciudadanos críticos y no a simples consumidores de espacios publicitarios que la financien. Una televisión que huya del despilfarro pero que no esté centrada en la obtención de ingresos y que respete la normativa vigente sobre duración y contenidos publicitarios, que promueva la cultura, que apueste por la producción propia, que dé cabida al diálogo y al debate, que respete el pluralismo y que cuente con mecanismos de control adecuados para garantizar el cumplimiento de estos fines, en los que participen las organizaciones representativas de los ciudadanos.

Ya somos 203.734