La operación 'Juguetes' se ha saldado por el momento con un total de 19 detenidos

Cae una trama de importaciones de China por un presunto fraude aduanero de más de 100 millones de euros

Tras 24 registros en empresas y domicilios particulares, los arrestados han sido acusados de haber cometido delitos contra la Hacienda Pública y la propiedad industrial e intelectual, además de blanqueo de capitales, pertenencia a grupo criminal y falsedad documental.

Al menos diecinueve personas han sido detenidas en la denominada operación "Juguetes" -aunque afecta a toda clase de artículos-, coordinada por la Agencia Tributaria y la Fiscalía Anticorrupción contra una organización dedicada a la importación de mercancías de China que depreciaba los valores declarados a la aduana, un fraude que puede haber superado los cien millones de euros.

Aunque en un primer momento se ordenó la detención de veinticinco personas, según una nota enviada por la AEAT finalmente han sido diecinueve, principalmente de nacionalidad española y china, con domicilios en Coslada, Paracuellos del Jarama, Parla, Brunete y Fuenlabrada, todos en la provincia de Madrid; Azuqueca de Henares (Guadalajara), Cabañas de la Sagra (Toledo), Alicante y en los municipios de Oria, Chirivel y Albox (Almería).

Durante el desarrollo de este operativo se han efectuado veinticuatro registros en empresas y domicilios particulares en los que se ha requisado documentación, ficheros informáticos y 400.000 euros en efectivo.

Los detenidos están acusados por su participación o colaboración en delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, pertenencia a grupo criminal y falsedad documental y contra la propiedad industrial e intelectual.

Más de 15.000 envíos en los últimos cinco años

La organización ha efectuado al parecer más de 15.000 envíos de mercancía en los últimos cinco años. Según una nota de Anticorrupción, el Juzgado de Instrucción número 6 de Fuenlabrada (Madrid) ha acordado la entrada y registro en unos domicilios a instancia de la Fiscalía en diferentes localidades de las comunidades autónomas descritas, y se ha acordado el embargo de las numerosas cuentas corrientes de los imputados.

La trama opera al parecer desde hace años, aunque cambiando de procedimientos y lugares de despacho para evitar ser detectados. En un buen número de esas importaciones, la mercancía se dirigía posteriormente a España desde Holanda y, al entrar en territorio aduanero a través de un país tercero de la UE, se evitaban los controles de las autoridades fiscales españolas. En el ámbito internacional, se ha contado con la colaboración de las autoridades judiciales holandesas y del FIOD (policía fiscal holandesa).

En coordinación con la Fiscalía de Ámsterdam se han practicado entradas y registros en Holanda, así como en Portugal. Dentro de la organización se pueden diferenciar -según Anticorrupción- desde los fabricantes y proveedores en China hasta los Agentes de Aduanas y Transitarios que gestionan la introducción de las mercancías en España. Igualmente, las sociedades importadoras que aparecen en los distintos períodos temporales son intercambiables entre sí.

Clientes mayoristas instrumentales

Los clientes mayoristas y distribuidores son también variables e intercambiables, si bien algunos de ellos podrían ser considerados el núcleo de la trama. Estos son los clientes mayoristas instrumentales que aparecen formalmente interpuestos en la cadena de comercialización y la nube de minoristas que llevan la venta directa al consumidor, en una parte importante de mercancía que va a la economía sumergida.

El desmantelamiento de la organización la están llevando a cabo funcionarios de la Agencia Tributaria adscritos a la Oficina Nacional de Investigación del Fraude, Aduanas, Vigilancia Aduanera y Auditoría Informática, con la participación de la Fiscalía Anticorrupción. El fraude se producía tanto en los aranceles de importación como en el IVA y en el Impuesto de Sociedades. Las investigaciones se iniciaron en 2011.

Ya somos 188.853