FACUA Andalucía considera ridículos los presupuestos de la Junta para la protección de los consumidores

En 2015 la Comunidad retrocederá más de diez años en los recursos destinados a la defensa de los derechos de los usuarios.

FACUA Andalucía considera ridículos los presupuestos de la Junta para la protección de los consumidores
La situación actual de desprotección de los consumidores

FACUA Andalucía considera ridícula la partida del presupuesto 2015 de la Junta que será destinada a Consumo. Sus 13.092.911 euros representan un 0,04% del presupuesto total, una cifra que supone un retroceso de más de diez años en los recursos destinados a la protección de los derechos de los usuarios, pese al compromiso político explícito del Ejecutivo actual de impulsarlos y a la elevación del rango dentro de la estructura orgánica del Gobierno con la creación de una Secretaría General de Consumo.

La situación actual de desprotección de los consumidores "exige una respuesta proporcional y recursos para hacerle frente", expone Olga Ruiz, presidenta de FACUA Andalucía, que este lunes ha comparecido en la Comisión de Hacienda y Administración Pública del Parlamento autonómico. "Sin embargo, el Gobierno andaluz ha disminuido las ya paupérrimas partidas destinadas a este objetivo, dejando en agua de borrajas su voluntad de impulsarlas".

FACUA Andalucía lamenta que los nuevos presupuestos vuelvan a dejar pasar la oportunidad de reforzar la protección de los consumidores a través del fomento del asociacionismo, pese al mandato constitucional y estatuario, y pese a que es uno de los objetivos de la memoria de los presupuestos de 2015, dado que la partida dedicada a este fin es similar a la de 2014, que además se ha quedado sin ejecutar, incumpliendo así los presupuestos de este año.

La federación recuerda que durante 2013 la propia Administración recibió un 9% más de reclamaciones y denuncias por prácticas abusivas e irregulares, a parte de las tramitadas a través de las organizaciones de consumidores y otras instancias. Por tanto, "no sólo es una partida claramente insuficiente", indica Ruiz, "sino que obvia un hecho gravísimo, como ha sido el incumplimiento del presupuesto de 2014 y los compromisos asumidos por el Gobierno para este ejercicio". Por primera vez en 30 años, la Junta ha suspendido las subvenciones para la defensa de los derechos de los consumidores, "después de haber distribuido millones de euros de apoyo al sector empresarial".

"Las organizaciones de consumidores representamos un pilar necesario y fundamental de la actual economía de mercado", recuerda Ruiz. Las subvenciones no son "una concesión graciable", sino "una apuesta por la vertebración de la sociedad civil y por el fortalecimiento de la propia ciudadanía".

La federación propone, también, un aumento de las partidas destinadas a la protección de los derechos de los consumidores. Asimismo, que se establezcan políticas públicas con un mayor compromiso con los ciudadanos para intervenir en el mercado y buscar el equilibrio, además de un aumento de los recursos para dotar a Andalucía de una regulación que garantice suministros básicos y esenciales para la ciudadanía, especialmente a las familias más vulnerables.

FACUA Andalucía también solicita al Ejecutivo andaluz mejorar, revisar y actualizar el régimen sancionador y sus cuantías, y garantizar que las sanciones tengan una función disuasoria frente a conductas que atentan contra los derechos de los consumidores. En este sentido, se solicita que se mejore el sistema recaudatorio, pero también que una parte de la cantidad recaudada a través de las multas por mala práctica de las empresas contra los consumidores, revierta en ellos a través de su destino a la protección de los derechos de usuarios.

FACUA Andalucía también lamenta que los presupuestos se olviden de la participación ciudadana "por su falta de previsión económica, e incluso obviando compromisos concretos en este ámbito en su memoria económica". No hay dotación prevista para impulsar la implicación de la población en el marco de la futura ley de participación, así como tampoco para dotar de recursos el Consejo de la Transparencia de Andalucía. FACUA Andalucía considera muy grave que no sea la ciudadanía quien está "legitimando las decisiones adoptadas en materia de ejecución de políticas públicas, ni las que auditan su cumplimiento".

La federación recuerda que junto a la crisis económica se está produciendo una auténtica crisis en participación y legitimación social. "La brecha entre ciudadanía y poder público es cada vez mayor", indica Ruiz.

Ya somos 190.623