La CMT aprueba una Circular que favorecerá que el fraude en las preasignaciones telefónicas crezca aún más

FACUA denuncia que en lugar de poner freno a las falsificaciones de contratos que vienen produciéndose desde 2001, el organismo permitirá ahora que las preasignaciones se activen sin necesidad de que exista un documento contractual firmado por el usuario.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) advierte que el fraude en las preasignaciones telefónicas puede crecer en los próximos meses como consecuencia de una Circular aprobada hace unos días por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), que en lugar de poner freno a las falsificaciones de contratos que vienen produciéndose desde 2001 permitirá ahora que los servicios de marcación directa que ofrecen las compañías se activen sin necesidad de que exista un documento contractual firmado por el usuario.

Desde finales de 2001, FACUA viene recibiendo denuncias desde toda España de usuarios que ponen de manifiesto el secuestro de líneas por parte de Auna, a través de la manipulación de contratos incluyendo incluso firmas falsas para dar de alta a clientes de Telefónica en el servicio de preasignación, mediante el cual todas sus llamadas son facturadas por Auna sin necesidad de que marquen su prefijo de acceso indirecto.

Los afectados no sólo pagan sus llamadas a un operador que no desean, con las consiguientes diferencias tarifarias, sino que incluso pueden estar abonando doblemente las mismas si tienen contratados determinados planes con Telefónica. Además, cuando se niegan a pagar, Auna les amenaza con cortarles la línea y darlos de alta en registros de morosos.

Los hechos se producen desde que, en julio de 2001, la CMT emitió la Circular 1/2001, de 21 de junio, que prohíbe al operador de acceso (generalmente Telefónica) comprobar la veracidad de cada una de las preasignaciones solicitadas por cualquier compañía. Es decir, cualquier operador puede literalmente inventarse que un cliente ha decidido preasignarse con él sin que Telefónica (o la compañía con la que esté preasignado en ese momento) pueda exigir pruebas de ello. El operador que pierde el cliente sólo puede comprobar la veracidad del 5% de las solicitudes de preasignación, lo que permitiría la existencia de irregularidades en un importante porcentaje de los casos.

Ahora, en la Circular 1/2004, de 27 de mayo, la CMT añade la solicitud verbal como fórmula admisible para activar las preasignaciones, planteando como único requisito la "verificación por tercero", un mecanismo que deja mucho que desear si la pretensión de la Comisión es garantizar el control del fraude. Y es que para secuestrar una línea falsificando una solicitud de alta de preasignación, el estafador sólo tendrá que llamar a la empresa dedicada a las verificaciones (la propia compañía de telefonía puede poner en contacto directo con ésta) y contestar un cuestionario en el que, haciéndose pasar por el titular de la línea, admitirá que desea que ésta sea preasignada con el operador telefónico en cuestión.

Ya somos 203.747