El grupo popular en el Congreso rechaza ahora la propuesta socialista de declararlas abusivas

PP y PSOE se cambian los papeles a favor o en contra de la cláusula suelo al estar en Gobierno u oposición

FACUA considera que o la opinión de ambos partidos ha dado un extraño giro de 180 grados o actúan con el cinismo más absoluto en relación a uno de los mayores fraudes contra los consumidores que se han producido en España.

PP y PSOE se cambian los papeles a favor o en contra de la cláusula suelo al estar en Gobierno u oposición

FACUA-Consumidores en Acción considera bochornoso el cambio de papeles del PP y el PSOE al defender o criticar las cláusulas suelo de las hipotecas según estén en el Gobierno o en la oposición.

La asociación considera que o la opinión de ambos partidos ha dado un extraño giro de 180 grados o actúan con el cinismo más absoluto en relación a uno de los mayores fraudes contra los consumidores que se ha producido en España.

Esta semana, el grupo popular en el Congreso ha rechazado admitir a trámite una proposición de ley del PSOE para eliminar las cláusulas suelo declarándolas abusivas y obligar así a la banca a devolver las cantidades cobradas de más a los usuarios.

FACUA advierte de que el demagógico argumento que han dado los populares ha sido el mismo que utilizó el PSOE cuando gobernaba para rechazar una propuesta similar del PP hace cuatro años: que si se acaba con el suelo de las hipotecas los bancos reaccionarán fijando intereses más altos en los futuros contratos.

2014: PSOE en contra, PP a favor

Según el portavoz de Vivienda del PP en el Congreso, Teodoro García Egea, declarar abusivas las cláusulas suelo tiene un "envoltorio con tintes demagógicos" que esconde "una verdad mucho más profunda", el incremento del coste de los créditos. "Hacen creer a la gente que anulando las cláusulas se soluciona el problema, cuando en realidad podemos crear un problema mucho mayor", dijo el pasado martes en la cámara baja.

Por su parte, la portavoz socialista de Vivienda, Leire Iglesias, ha denunciado que las cláusulas suelo son "un timo, un engaño más. Y una vez más, lamentablemente, mientras todos reaccionamos, el Gobierno sigue en su inacción habitual a la hora de defender a las familias". Así, ha defendido la necesidad de "regular los límites" a las cláusulas suelo para "no permitir que se vuelvan a producir estas prácticas abusivas en los contratos hipotecarios", dar seis meses para que los bancos revisen de oficio todos los contratos vigentes, eliminen las cláusulas suelo y devuelvan "todo lo cobrado debidamente".

2010: PP en contra, PSOE a favor

Pero FACUA recuerda que hace cuatro años, el entonces principal partido de la oposición se presentaba como adalid de los derechos de los consumidores contra las cláusulas suelo mientras era el PSOE el que defendía los intereses de la banca.

El 21 de julio de 2010, la senadora del PP Carmen Riolobos pedía en la cámara al resto de grupos parlamentarios (ver página 4855) "una sensibilidad especial hacia los millones de personas queen este momento lo están pasando mal, hacia los millones defamilias que en este momento están con la espada de Damocles encima porque pueden perder su vivienda".

Ante esto, el senador del PSOE Lino González Melitón pedía "respeto y confianza" para el Banco de España, que había defendido las cláusulas suelo en un informe pese a no ser la autoridad competente en materia de cláusulas abusivas. El senador solicialista argumentó además que de aprobarse lo solicitado por el PP, "los bancos buscarán asegurarse esos ingresos mínimos de otra forma diferente. Seguramente, decidirán aumentar el diferencial que cobran en los préstamos".

Ni el Gobierno ni las comunidades autónomas actúan

FACUA lamenta que los partidos que vienen gobernando condenen a los usuarios a tener que acudir a la cara y lenta vía judicial para intentar recuperar las cantidades cobradas de forma fraudulenta por la banca.

A esto se une, critica FACUA, la escandalosa pasividad de las autoridades autonómicas, que se niegan a aplicar la legislación de protección de los consumidores imponiendo a los bancos multas millonarias proporcionales a las cantidades cobradas fraudulentamente.

La asociación denunció a una veintena de bancos a comienzos de 2013 ante las agencias, institutos, direcciones y secretarías generales de consumo de las diecisiete comunidades autónomas, pero la mayoría se ha negado a actuar declarándose incompetentes y algunas han anunciado multas absolutamente ridículas.

Ya somos 190.584