FACUA denuncia a Endesa, Iberdrola, Hidrocantábrico y Unión Fenosa por no sustituir millones de contadores antiguos que podrían facturar erróneamente

La Federación pide al Ministerio de Industria que sancione a las compañías eléctricas al haber concluido el plazo de dos años para la sustitución de los contadores con más de treinta años establecido por la Orden 1.100/2002.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha denunciado ante los ministerios de Industria, Turismo y Comercio y Sanidad y Consumo a Endesa, Iberdrola, Hidrocantábrico, Unión Fenosa y otras pequeñas empresas de distribución eléctrica por haber incumplido la obligación de sustituir los contadores con más de treinta años establecida en la Orden 1.100/2002, de 8 de mayo. La antigüedad de estos contadores puede suponer que las eléctricas estén facturando a millones de usuarios cantidades no acordes a la energía que consumen.

El lunes 7 de junio acabó el plazo de dos años establecido en la citada Orden del Ministerio de Fomento, cuyas competencias en el sector eléctrico ha asumido el nuevo Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. La disposición adicional única de dicha norma plantea que "los contadores eléctricos de inducción con más de treinta años de servicio, deberán ser retirados de la red en un plazo máximo de dos años, a partir de la entrada en vigor de esta Orden". Una entrada en vigor que tuvo lugar a los veinte días de su publicación en el BOE el 17 de mayo de 2002, esto es, el 6 de junio de dicho año.

La Orden 1.100/2002, de 8 de mayo, fue aprobada a raíz de un informe emitido en septiembre de 2001 por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) a petición de tres federaciones de consumidores andaluzas, entre ellas FACUA Andalucía, y la Junta de Andalucía.

Según datos del citado informe, de los 19 millones de contadores en régimen de alquiler, se desconoce la antigüedad de más del 16,4% (más de 3,1 millones) y más de 7,4 millones (más del 39%) supera los quince años de vida sin haber sido objeto de verificación periódica. Y la CNE indica que "con carácter general, se acepta internacionalmente que superados los primeros 15 años de vida, la fiabilidad de la medida no queda garantizada sin más".

El informe de la CNE confirmaba las sospechas de las federaciones. Las compañías eléctricas españolas pueden estar facturando a los usuarios cantidades no acordes a la energía que consumen, dada la antigüedad de un parque de contadores que nunca había sido revisado por inspectores de la Administración. La Comisión advertía que "la falta de regulación" existente entonces "sobre la verificación periódica de los contadores de inducción conlleva que haya existido, desde siempre, una incertidumbre generalizada sobre la fiabilidad de la medida de dichos aparatos", advirtiendo de la inexistencia de "una suficiente garantía en la medición".

Sustituciones en Andalucía

FACUA ha excluido de la denuncia a la suministradora andaluza Sevillana de Electricidad, del grupo Endesa, y a la empresa del municipio gaditano de Puerto Real Epresa. Ambas compañías sí han procedido a sustituir los contadores con más de treinta años, aunque con notables diferencias en sus procedimientos.

A diferencia de Epresa, que está realizando la campaña de sustituciones con todas las garantías para los usuarios e incluso en colaboración con FACUA, Sevillana está cambiando los equipos sin informar previamente de forma individualizada a los usuarios afectados e incluso estando ausentes de sus domicilios, ni indicarles los derechos que les amparan; entre ellos, el hecho de que en caso de sospechar errores en la medición, pueden solicitar la comprobación oficial del aparato sustituido para conocer si les han facturado correctamente.

Ya somos 190.297