Consumidores y minoristas le reclaman ahora una compensación de 350 millones de dólares

Apple vuelve a ser demandada por inflar el precio del reproductor iPod tras bloquear a sus competidores

La compañía norteamericana es nuevamente acusada de haber aprovechado la restricción del acceso de sus usuarios a catálogos de archivos musicales diferentes a iTunes para de ese modo poder encarecer el producto de su marca.

Apple ha vuelto a los tribunales por una demanda colectiva que acusa a la compañía de haber inflado los precios de los iPods después de restringir el acceso a otros catálogos de música distintos de iTunes, fundamentalmente los que son propiedad de RealNetworks.

La reclamación integra las quejas tanto de consumidores individuales como de minoristas, los cuales solicitan una compensación conjunta de 350 millones de dólares por los daños causados al decidir bloquear a sus competidores.

La primera demanda apareció en 2005 cuando los afectados denunciaron a Apple por vincular los iPods a su tienda en internet iTunes, de tal forma que el dispositivo sólo podría reproducir música del propio servicio de la compañía, lo que afectó a la tienda digital de RealNetworks y a su reproductor, RealPlayer.

Posteriormente, la demanda se amplió al entender que la restricción permitió a Apple establecer precios inflados sobre los iPods en el mercado.

Durante la primera sesión, el abogado de Apple, William Isaacson, ha defendido que la compañía tenía derecho a mejorar su servicio iTunes para proteger los iPods de amenazas externas, así como del daño que podría causar el software de RealNetworks.

El director de seguridad de Apple, Augustin Farrugia, también declarado que había razones legítimas de seguridad para restaurar los iPods y eliminar las canciones. También ha asegurado que Apple no explicó a los consumidores que había decidido suprimir las canciones porque "nosotros no queríamos confundir a los usuarios".

La defensa de los demandantes, por su parte, ha presentado como pruebas una serie de correos electrónicos de altos ejecutivos de la compañía, entre los que se incluye a Steve Jobs, que contienen referencias a una posible estrategia para eliminar a la competencia.

Apple borró archivos musicales de los iPods de sus usuarios entre 2007 y 2009 sin avisarlos. Esas canciones habían sido compradas por los clientes en tiendas de internet que no eran iTunes. La forma de conseguirlo fue mediante una actualización del firmware del reproductor, que fue programado para que no volviera a sincronizar esos archivos de música adquiridos en otros catálogos en los reproductores de su marca, dejándolos de ese modo completamente inutilizables.

Ya somos 188.933