Desarticulado un entramado que defraudó 400.000 euros con tarjetas bancarias clonadas

Los investigadores han detectado el uso de unas 400 tarjetas falsificadas.

El Cuerpo Nacional de Policía ha desarticulado un entramado que defraudó 400.000 euros con unas 400 tarjetas bancarias clonadas en el marco de una operación en la que se han detenido a 17 personas en la Comunidad de Madrid y se han realizado registros en Madrid, Coslada, Boadilla del Monte y Collado Villalba, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid en un comunicado.

Los datos de las tarjetas falsificadas eran obtenidos mediante la clonación de la banda magnética en el momento de realizar una transacción (técnica conocida como skimming) y procedían de varios países de América, Asia y Europa.

Una vez confeccionaban las tarjetas duplicadas, realizaban compras ficticias en establecimientos colaboradores que aportaban sus TPV (Terminal Punto de Venta, aparato electrónico para realizar la transacción de pago con tarjeta) a cambio de un porcentaje de la operación fraudulenta o adquirían productos de alta gama en diferentes comercios.

El valor de la compra fraudulenta era ingresado en una cuenta asociada al TPV cuyo titular era el propietario del establecimiento. Posteriormente se repartían los beneficios obtenidos, entre el 10-30% para el comerciante y 90-70% para los dirigentes de la organización.

17 detenciones y cinco registros

Se ha arrestado a 17 personas en la Comunidad de Madrid y se han realizado cinco registros en las localidades de Madrid, Coslada, Boadilla del Monte y Collado Villalba. En una de las viviendas se ha desmantelado un laboratorio donde los responsables del grupo duplicaban los soportes de pago y se ha incautado un ordenador, dos lectores de tarjetas, 85 tarjetas plastificadas y diferente material y efectos destinados a realizar este tipo delictivo.

La operación comenzó tras conocer la información aportada por las autoridades de Rumanía sobre varios ciudadanos de ese país residentes en España que, al parecer, se dedicaban a la falsificación y uso fraudulento de tarjetas bancarias.

Con las primeras pesquisas se averiguó que el grupo estaba dirigido por cinco ciudadanos rumanos que presuntamente se encargaban de la obtención de los datos de las tarjetas que después transferían a otros soportes.

La operación se ha llevado a cabo por agentes de la Sección de Medios de Pago, perteneciente a la Brigada de Delincuencia Económica y Fiscal de la UDEF Central, Comisaría General de Policía Judicial en colaboración con agentes de la Policía de Rumanía.

Ya somos 188.912