La PALT alerta de los riesgos para la salud que entraña un sistema agroalimentario con transgénicos

La plataforma ha presentado el informe 'Impactos de los cultivos y alimentos transgénicos sobre la salud. Inseguridad, opacidad e irresponsabilidad'.

La PALT alerta de los riesgos para la salud que entraña un sistema agroalimentario con transgénicos
De izquierda a derecha, José Manuel Benítez, Secretario de Medio Ambiente y Agua de COAG Andalucía; María Carrascosa, integrante de la PALT; Francisco González, de Slow Food; y Juan Cuesta, portavoz de la Comisión de Agroecología de Ecologistas en Acción Andalucía.

La Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos (PALT), de la que forma parte FACUA Andalucía, ha presentado el informe Impactos de los cultivos y alimentos transgénicos sobre la salud. Inseguridad, opacidad e irresponsabilidad, con el fin de informar de los posibles riesgos para la salud que entraña un sistema agroalimentario con transgénicos.

La PALT denuncia que “durante el proceso de presión política llevado a cabo sobre las diferentes instituciones públicas andaluzas, la PALT ha sido testigo de que en demasiadas ocasiones se afirma con rotundidad la inocuidad de los cultivos y alimentos modificados genéticamente y, por el contrario, se exige a las organizaciones que trabajan por una alimentación segura y soberana, la presentación de artículos científicos sobre evaluación de riesgos ambientales y sanitarios − publicados en revistas de impacto − que contradigan esa afirmación. De ese contexto emana este informe”.

En el informe se señala que los conocimientos científicos actuales no son suficientes para predecir con exactitud todas las consecuencias de la manipulación de un nuevo organismo en el que se han introducido genes extraños, ni su evolución, ni su interacción con otros seres vivos una vez liberado un transgénico al medio ambiente. Y añade que esta tecnología aplicada al sistema agroalimentario tiene impactos impredecibles y puede causar daños irreversibles.

El documento, dividido en seis bloques, comienza exponiendo los motivos para reclamar un sistema agroalimentario libre de transgénicos en Andalucía.

En el segundo bloque recopila la información disponible sobre los cultivos y alimentos modificados genéticamente que están presentes directa o indirectamente en la vida de la población andaluza, haciendo hincapié sobre las características de las modificaciones genéticas que tienen incorporadas. Continúa con una compilación de artículos científicos publicados sobre la influencia sobre la salud de una alimentación y agricultura transgénica, en términos de toxicidad, respuesta inmune y alergenicidad, propagación de resistencias a antibióticos y transferencia genética horizontal y contenido en residuos tóxicos.

Por último, el informe ofrece algunas pinceladas sobre la evaluación de riesgos para la autorización de transgénicos para su cultivo y/o comercialización en Europa así como los elementos precautorios presentes en determinados acuerdos internacionales en materia de OMG.

Con este trabajo la PALT aporta razones de peso para que la Junta de Andalucía avance hacia una moratoria de cultivos y alimentos transgénicos en Andalucía. La plataforma lleva año y medio esperando el desarrollo de las Proposiciones No de Ley aprobadas por el Parlamento de Andalucía encaminadas, por un lado, a prohibir los cultivos transgénicos en Espacios Naturales Protegidos y zonas de agricultura ecológica; y, por otro, a establecer una moratoria de transgénicos experimentales para la agricultura, la alimentación y el medio ambiente.

El 13 de enero, el Parlamento Europeo votó a favor de la nueva Directiva que dará la posibilidad a los Estados Miembros de restringir o prohibir el cultivo de transgénicos en sus territorios. Para España esto significa la entrada masiva e incontrolada de cultivos transgénicos, contaminación transgénica de la cadena alimentaria, así como la ruina del sector de la agricultura ecológica. Peligros ante los que la PALT afirma que es una gran oportunidad para que la Junta de Andalucía tome, al fin, cartas en el asunto y tenga la valentía de establecer una moratoria de cultivos comerciales y experimentales en la comunidad.

La PALT recuerda, una vez más, que un sistema agroalimentario basado en los organismos modificados genéticamente es inseguro y está desfasado y obsoleto.

La alimentación, agricultura, ganadería, transformación y distribución libre de transgénicos es la opción más sensata para este territorio. La apuesta de futuro son las producciones ecológicas y sostenibles de las que Andalucía es y debe seguir siendo un gran referente.

Ya somos 188.763