Tal como denunció FACUA

Un informe oficial confirma que se cedieron irregularmente datos de pacientes desde el hospital de Cuenca

La inspección médica de la Sescam concluye que el gerente del hospital Virgen de la Luz de Cuenca fue quien autorizó de que se pasaran las listas de enfermos a la clínica Recoletas, concertada, sin avisarles previamente. FACUA ha remitido la información a la AEPD.

Un informe oficial confirma que se cedieron irregularmente datos de pacientes desde el hospital de Cuenca
FACUA denunció la cesión irregular de datos del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca en agosto de 2014. | Imagen: castillalamancha.es.

Un informe del Servicio de Salud de Castilla la Mancha (Sescam) confirma que Javier Godoy, gerente del hospital Virgen de la Luz de Cuenca, autorizó que se pasasen las listas de enfermos con sus datos de pacientes del servicio de Neurofisiología del hospital Virgen de la Luz de Cuenca a la clínica Recoletas, centro privado con el que tienen concierto. De esta manera, se cedía una información especialmente protegida sin informar previamente a los pacientes ni pedir su consentimiento.

Se trata de un Informe de la Inspección Sanitaria firmado el 1 de octubre al que ha tenido acceso eldiario.es, que publica dicha información.

FACUA-Consumidores en Acción ha remitido esta información a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), ante quien denunció esta irregularidad en agosto de 2014, junto a situaciones similares en otros cuatro hospitales, por considerar que la cesión de datos atenta contra la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal, que considera los relativos a la salud como "especialmente protegidos". El artículo 7 de dicha ley indica que estos datos "sólo podrán ser recabados, tratados y cedidos cuando, por razones de interés general, así lo disponga una ley o el afectado consienta expresamente".

La asociación recuerda, en su denuncia, que el centro incumplió, entre otros, el artículo 10 de la citada ley, que indica, sobre el deber de secreto, que "el responsable del fichero y quienes intervengan en cualquier fase de tratamiento de los datos de carácter personal están obligados al secreto profesional respecto de los mismos, y al deber de guardarlos". Además, dicho reglamento considera infracción grave "la vulneración del deber de guardar secreto" los datos a los que se refiere en el artículo 10, sancionable con multas de entre 40.001 y 300.000 euros.

Según el citado informe, no se trató de un hecho puntual, dado que además de la cesión irregular del gerente del hospital, el jefe de Admisión del hospital, José Antonio García, también envió varios correos a la clínica Recoletas con listados de los pacientes en las mismas condiciones que en el primer caso: destinados a que la entidad subcontratada gestionara las citas sin previo conocimiento de los implicados.

Ha sido la clínica privada la que ha confirmado la recepción de dichos correos. Su director médico, Javier Montero, informó a la Inspección Sanitaria, además, de que "sospechó que [los pacientes] no habían sido informados antes" ya que "le pareció extraño que una gran parte de los mismos rechazasen realizarse las pruebas".

A pesar de que el informe refleja que la cesión irregular es "un hecho probado", un portavoz de Sanidad de Castilla La Mancha consultado por eldiario.es no ha especificado qué consecuencias ha tenido la investigación, ni las conclusiones derivadas del documento de la Inspección Médica. Javier Godoy sigue como responsable del Área Integrada de Cuenca de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Castilla La Mancha.

FACUA reclama, como hizo tras presentar su denuncia, que el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla La Mancha, José Ignacio Echániz Salgado dé explicaciones públicas sobre los acontecimientos y que se depuren responsabilidades por el incumplimiento de la ley.

Ya somos 190.562