La PALT pide a los partidos políticos compromiso para aplicar una moratoria de transgénicos en Andalucía

La plataforma insta que se posicionen en el lado de la salud pública, la sostenibilidad ambiental, el desarrollo rural y la soberanía y seguridad alimentarias en sus programas electorales del próximo 22 de marzo.

La Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos (PALT), de la que forma parte FACUA Andalucía, ha solicitado a los partidos políticos andaluces que se posicionen de manera firme contra los transgénicos y se comprometan con la salud pública, la sostenibilidad ambiental, el desarrollo rural y la soberanía y seguridad alimentarias en sus programas electorales. Por ello, ha presentado una propuesta a todos ellos en la que detalla los antecedentes institucionales en la materia, así como la hoja de ruta a seguir para desarrollar la moratoria.

La PALT lamenta que el Gobierno de Susana Díaz adelante las elecciones sin haber desarrollado el Acuerdo por Andalucía, suscrito en 2012 por los dos socios del Gobierno andaluz (IU y PSOE), ni los acuerdos parlamentarios aprobados en 2013 y 2014, en materia de transgénicos.

La hoja de ruta planteada por la plataforma tiene seis puntos. El primero de ellos es la puesta en marcha inmediata de las Proposiciones No de Ley aprobadas por el Parlamento de Andalucía durante 2013 y 2014 en materia de transgénicos. El segundo, la prohibición inmediata de todos los ensayos experimentales con cultivos y alimentos transgénicos en territorio andaluz, tanto confinados como de liberación voluntaria. En tercer lugar, la prohibición inmediata del cultivo del maíz MON810 en territorio andaluz y de cualquier otro que sea autorizado por la Unión Europea.

Asimismo, también la hoja de ruta plantea la prohibición a corto/medio plazo de las importaciones de materias primas y alimentos transgénicos, principalmente soja y maíz para alimentación animal. En quinto lugar, incluir en la interlocución agraria entre la Junta de Andalucía y las organizaciones agrarias el debate sobre los transgénicos y al mismo tiempo la voz de las personas consumidoras. Y por último, el establecimiento de una Comisión de trabajo y control de la prohibición realizada, así como seguimiento de la hoja de ruta.

Además, y con el objetivo de fortalecer la propuesta, la PALT ha señalado los motivos por los que se deben prohibir estos cultivos y alimentos en Andalucía. Entre ellos, la plataforma señala que la alimentación sana y de calidad es un derecho de las personas que se ha visto vulnerado, los cultivos transgénicos tienen riesgos y los actuales conocimientos científicos no son suficientes para predecir todas las consecuencias; por lo que la tecnología aplicada en ellos tiene impactos impredecibles y la posibilidad de causar daños irreversibles.

Del mismo modo, la PALT destaca que los riesgos para la salud no han sido suficientemente estudiados, se han documentado numerosos casos de daños sobre el medio ambiente y existen alternativas viables y seguras.

Por último, la plataforma indica que los transgénicos son simplemente un negocio de las multinacionales, que están apropiándose del patrimonio genético colectivo a través de las patentes biotecnológicas, con el objetivo de aumentar su propio beneficio a costa de la autonomía de las personas agricultoras y ganaderas, y la sociedad civil en su conjunto.

La población ha manifestado en distintas ocasiones su rechazo a la alimentación transgénica a través de muy variadas vías, pero, pese a esta oposición ciudadana, los mecanismos legales actuales son claramente insuficientes y contrarios al derecho de las personas a elegir una alimentación libre de transgénicos. La plataforma alerta del desarrollo creciente de resistencia a los agrotóxicos entre las hierbas adventicias y las plagas, a impactos sobre insectos no diana, y a cruzamientos con plantas domesticadas o silvestres, es decir, contaminación genética.

Como alternativa, la plataforma apuesta por la producción agraria ecológica, a pequeña escala, respetuosa con el medio ambiente, que utiliza variedades locales, y que está orientada a mercados de proximidad.

Con esta propuesta, la PALT espera que los partidos políticos tengan la valentía de decir no a los cultivos y alimentos transgénicos en su programa electoral.

Ya somos 188.935