FACUA Andalucía presenta un manifiesto junto a CCOO-A y UGT-A contra el auge de gasolineras desatendidas

Este tipo de establecimientos vulnera los derechos de los consumidores al poner en peligro la seguridad, entre otras cuestiones, además de suponer una fuerte discriminación hacia las personas con minusvalías.

FACUA Andalucía presenta un manifiesto junto a CCOO-A y UGT-A contra el auge de gasolineras desatendidas
De izquierda a derecha, José Manuel Cerrejón, de CC OO-A; Olga Ruiz Legido, presidenta de FACUA Andalucía; y Manuel Camacho, de UGT-A; en un momento de la presentación.

FACUA Andalucía ha presentado este viernes un manifiesto junto a los sindicatos CCOO-A y UGT-A contra la proliferación de las gasolineras desatendidas, por vulnerar los derechos de los consumidores y usuarios, especialmente aquellos con dificultades físicas y minusvalías, así como de los trabajadores del sector.

Los firmantes consideran que se trata de un modelo de negocio amparado en una lamentable permisividad de la legislación estatal (Ley 11/2013 de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo). Las llamadas gasolineras low cost no respetan derechos ni garantías básicas, como la seguridad, dado que anula cualquier actuación responsable en materia de riesgos para los usuarios y para el entorno en el que están ubicadas estas estaciones, con nula vigilancia y sin capacidad de intervención en incidentes o accidentes que pudieran producirse.

Tampoco se ofrecen, en este tipo de comercios, los medios de información, atención, reclamación y garantía de comprobación a los que tienen derecho los usuarios, a pesar de estar determinados por la legislación vigente.

Esto es especialmente grave en el caso de los consumidores con dificultades físicas y minusvalías, que son especialmente discriminados en este tipo de servicios.

Además, estas instalaciones suponen una competencia desleal con las estaciones que cumplen con la normativa legal vigente. Por un lado, constituyen una afrenta al desarrollo del empleo en el sector. Por otro lado, definen un nicho de competitividad en el consumo sobre la base de ofrecer precios más bajos desprotegiendo los derechos.

Los firmantes del manifiesto consideran especialmente grave que todo esto se dé en Andalucía, comunidad autónoma que cuenta con una legislación específica para regular los derechos de los consumidores en la actividad de distribución al por menor de carburantes en las estaciones de servicio, el Decreto 537/2004. Dicha normativa establece la obligatoriedad de la atención en las estaciones de servicio low cost en horario diurno, entre otras cosas. A pesar de esto, ya son más de 55 las instalaciones d este tipo y hay una decena más en proceso de licitación.

FACUA Andalucía, junto a CCOO-A y UGT-A, exigen a las administraciones públicas que tomen medidas y que se realice una llamada de atención a las corporaciones locales para que no autoricen estaciones de servicio de este tipo. Además, estas tres organizaciones exigen al Gobierno de la Junta de Andalucía que vertebre la participación de las organizaciones de consumidores y usuarios, asociaciones de minusválidos y sindicatos en el desarrollo de futuras actuaciones desde la perspectiva de la modificación de la ley y de que se apruebe una regulación garantista.

Ya somos 190.587