FACUA rechaza la creación de un canon para financiar los medios de comunicación públicos

La Federación considera que sería un impuesto injusto e insolidario, por que haría pagar igual a los desiguales.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) rechaza la creación de un canon para financiar TVE y RNE, una propuesta que baraja la Comisión de Expertos para la Reforma de los Medios Públicos, según ha anunciado hoy su presidente, Emilio Lledó.

FACUA considera que dichos medios de comunicación, como servicios públicos que son, deben ser financiados por el conjunto de la sociedad vía Presupuestos Generales del Estado.

La fórmula de la imposición de cánones o impuestos indirectos, es para FACUA una vía injusta, porque haría pagar igual a los desiguales. No sería solidario que los ciudadanos de mayor poder adquisitivo de España pagasen lo mismo para financiar la televisión y la radio públicas que aquéllos cuyos ingresos rozan el salario mínimo.

Asimismo, FACUA opina que si bien la televisión pública debe mejorar su calidad y no puede estar prisionera de la publicidad, la salida a sus problemas no puede venir por la vía de un canon, como tampoco lo sería su privatización parcial, tal y como se ha sugerido desde instancias del Gobierno en los últimos meses.

La Federación también señala que debe ser entendida como algo absolutamente normal que la televisión pública sea deficitaria ya que nunca deberá ser entendida como un negocio, si bien ésta tendrá que funcionar con criterios de racionalidad, evitando despilfarros y con una gestión en la que primen los intereses de los ciudadanos.

FACUA recuerda que los impuestos indirectos son los más insolidarios, cosa que el PSOE ha venido señalando cuando estaba en la oposición frente a la política del PP, que venía pregonando la bajada de los impuestos directos, como el del IRPF, que tanto ha beneficiado a las clases más altas de la sociedad española, al tiempo que subía o se negaba a bajar los impuestos que se aplican por igual a todos los ciudadanos independientemente de su nivel adquisitivo.

La Federación demanda una televisión y una radio públicas donde prime la calidad por encima de la captación masiva de audiencias, dirigida a ciudadanos críticos y no a simples consumidores de espacios publicitarios que la financien. Una televisión que huya del despilfarro pero que no esté centrada en la obtención de ingresos y que respete la normativa vigente sobre duración y contenidos publicitarios, que promueva la cultura, que apueste por la producción propia, que dé cabida al diálogo y al debate, que respete el pluralismo y que cuente con mecanismos de control adecuados para garantizar el cumplimiento de estos fines, en los que participen las organizaciones representativas de los ciudadanos.

Ya somos 203.687