EE UU declara el acceso a internet como "servicio público"

La Comisión Federal de Comunicaciones aprueba una regulación que obliga a las proveedoras a tratar todas las conexiones de los ciudadanos con el mismo principio de igualdad que rige las llamadas telefónicas.

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC por sus siglas en inglés), una comisión independiente del Gobierno de EE UU y encargada de regular la industria de las telecomunicaciones, ha aprobado una propuesta en la que considera el acceso a internet como un "servicio público" y da así un paso adelante en la defensa de un internet libre, con reglas más estrictas para los proveedores de alta velocidad.

Las normas, que entrarán en vigor en las próximas semanas, cambian la clasificación de la banda ancha, tanto fija como móvil, como un "servicio de telecomunicaciones" al que se le aplican reglamentos similares al servicio tradicional de telefonía.

Hasta ahora, la banda ancha estaba considerada un "servicio de información", por lo que el organismo carecía de competencia para obligar a las compañías a tratar cada una de las conexiones de los ciudadanos con el mismo principio de igualdad que rige las llamadas de teléfono, para las que no se puede ofrecer un trato prioritario.

El cambio da a la FCC una mayor autoridad para fiscalizar varios tipos de acuerdos entre proveedores como Comcast Corp y compañías de contenidos como Netflix Inc para garantizar que sean justos y razonables para los consumidores y sus competidores.

Así, los proveedores de Internet tendrán prohibido bloquear o desacelerar cualquier tipo de tráfico y para lograr acuerdos con compañías de contenidos, práctica conocida como priorización pagada, para que los consumidores tengan un tráfico más rápido. Es decir, las empresas  no podrán ralentizar el acceso a determinados portales web o que establezcan "canales rápidos" por los que cobrarían un precio adicional a los suministradores de contenido.

La FCC también amplió su poder de supervisión sobre los llamados acuerdos de interconexión, en el que las compañías de contenidos pagan a los proveedores para conectarse con sus redes.

Las nuevas disposiciones se conocen después de un año de luchas entre las compañías de cable y telecomunicaciones y los defensores de la neutralidad de la red, que incluyen a empresas de Internet.

El proceso culminó con la FCC recibiendo un récord de cuatro millones de comentarios y con una solicitud del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que se adopten las normas más estrictas que sea posible.

Ya somos 188.763