375 organizaciones sociales europeas piden a los eurodiputados que protejan a la ciudadanía frente al TTIP

FACUA se suma a las entidades que envían una carta abierta al Parlamento Europeo en la que se alerta sobre la pérdida de la soberanía democrática que podría suponer el tratado de libre comercio entre EE UU y la UE.

375 organizaciones sociales europeas piden a los eurodiputados que protejan a la ciudadanía frente al TTIP

Mientras el Parlamento Europeo prepara un informe con su posicionamiento sobre las polémicas negociaciones para el TTIP (Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión por sus siglas en inglés), 375 organizaciones de la sociedad civil de toda Europa, entre las que se encuentra FACUA-Consumidores en Acción, reclaman a los miembros del Parlamento Europeo que defiendan a la ciudadanía, trabajadores y trabajadoras y al medioambiente de las amenazas que supone este tratado.

En una carta abierta enviada a los eurodiputados, las organizaciones -incluidos sindicatos y organizaciones de consumidores, medioambiente y derechos civiles-  de 25 países alertan de que el TTIP podría reducir la soberanía democrática de los Estados mientras se refuerza la influencia de las grandes corporaciones y se menoscaban los servicios públicos, la protección de la salud pública, el medio ambiente, la alimentación y los derechos laborales.

En estos momentos la Eurocámara está debatiendo el proyecto de informe sobre las recomendaciones del Parlamento Europeo a la Comisión Europea relativas a las negociaciones del TTIP, y la votación definitiva tendrá lugar -posiblemente en mayo- una vez que hayan dado sus respectivas opiniones las catorce comisiones parlamentarias que participan en el proceso. El informe no será vinculante, sin embargo representará una señal política, ya que el acuerdo definitivo del TTIP -si llega a producirse- debería votarse en el Parlamento Europeo.

Cuca Hernández, portavoz de la Campaña Estatal No al TTIP, ha recalcado que: "el TTIP es un intento de acabar con la democracia y ponerla en manos de grandes empresas multinacionales a través de negociaciones secretas y con propuestas políticas que pretende vaciar completamente la soberanía democrática y el derecho a decidir de los parlamentos, instituciones y de la gente".

Sandra Espeja, portavoz de la Campaña Estatal No al TTIP, ha señalado que: "el TTIP es un Caballo de Troya. Este tratado implicaría un ataque a los estándares de seguridad alimentaria, ambientales y laborales así como el sacrificio de los derechos democráticos a favor de los intereses de grandes empresas. Los Europarlamentarios han de rechazar de pleno las propuestas recogidas en el TTIP, como el mecanismo de resolución de controversias entre inversor y Estado (ISDS), que otorgan privilegios especiales a las grandes empresas para demandar a los gobiernos y rompen con el Estado de Derecho, así como la mal llamada cooperación reguladora, una herramienta definitiva de los lobbies empresariales para lograr legislaciones a su medida".

Las demandas clave en la carta abierta a los eurodiputados incluyen rechazar los llamados acuerdos en disputas inversor-Estado y el consejo de cooperación regulatoria en el TTIP, así como una llamada a oponerse en la bajada de los estándares y a la publicación de todos los textos de la negociación.

La resistencia contra el TTIP ha crecido rápidamente en toda Europa en los meses recientes. Más de 1,5 millones de personas han firmado la Iniciativa Ciudadana Europea auto organizada en la que se llama a los responsables de la toma de decisiones de la UE a detener las negociaciones del TTIP y a no ratificar el acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá (llamado CETA por sus siglas en inglés).

Ya somos 188.907