FACUA Sevilla muestra su apoyo al centro de discapacitados de Canf-Cocemfe y exige soluciones a la Junta

La asociación recuerda que la Administración andaluza se había comprometido a dar continuidad al centro de la calle Portobelo, cuyo contrato con la gestora acabó el pasado 28 de febrero.

FACUA Sevilla muestra su apoyo al centro de discapacitados de Canf-Cocemfe y exige soluciones a la Junta
Rubén Sánchez, secretario general de FACUA Sevilla, charla con los usuarios afectados del centro.

FACUA Sevilla ha vuelto a mostrar su apoyo hoy al centro polivalente de discapacitados de la calle Portobelo, gestionado hasta el pasado 28 de febrero por Canf-Cocemfe (confederación Andaluza de Personas con Discapacidad Física y Orgánica). Sus usuarios, veintiocho personas con altas dependencias, están sufriendo una fuerte situación de inestabilidad, algo que repercute en su débil salud, dado que la Junta aún no ha dado ninguna solución para la continuidad del funcionamiento del centro, a pesar de que se había comprometido públicamente a hacerlo y que se trate de un centro con plazas concertadas, sufragadas en un 80% por la Administración andaluza.

La asociación exige a la Junta de Andalucía que cumpla de una vez su compromiso de garantizar el servicio del centro, que se encuentra sin gestora desde el pasado 28 de febrero, en concurso de acreedores.

FACUA Sevilla recuerda que las plazas del centro son concertadas, sufragadas en un 80% por la Junta de Andalucía y en un 20% por los familiares de los usuarios. Canf-Cocemfe está en fase de liquidación, y el contrato que tenía con la Junta ha expirado. El suelo en el que se encuentra el centro es municipal y, por lo tanto, debe garantizarse que se mantenga el  mismo uso ahora que la gestora ha quebrado. Además, es importante resaltar que el edificio fue construido fundamentalmente con dinero público y aportaciones de instituciones como la ONCE. Los acreedores de Canf-Cocemfe, numerosos y con cuantiosos cobros pendientes, deben acordar que el destino del inmueble siga siendo el mismo.

Se da la circunstancia de que los veintiocho residentes son discapacitados con un alto grado de dependencia, por lo que FACUA Sevilla reclama a la Junta celeridad y protección a estos usuarios, especialmente vulnerables ante la situación de incertidumbre que viven, que está afectando a su salud.

La asociación demanda una solución inmediata al Ejecutivo andaluz que pase por la continuidad del servicio para los usuarios y garantice el trabajo de la plantilla, compuesta por treinta y ocho personas que han desarrollado su labor ininterrumpidamente hasta hoy a pesar de acumular impagos de sus salarios de hasta veinticuatro meses en algunos casos.

La administración andaluza tiene que velar para que la atención a estos usuarios se siga prestando en el mismo centro y por los mismos profesionales que hasta ahora han desempeñado esta labor, incluso a pesar de no recibir su salario.

Ya somos 190.548