FACUA advierte a los consumidores acerca de irregularidades en el sector de las tintorerías

La Federación publica un informe sobre el sector en el último número de su revista, Consumerismo.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) ha elaborado un informe, que publica en el último número de su revista, Consumerismo, en el que advierte a los consumidores de la necesidad de tomar una serie de precauciones a la hora de solicitar los servicios de las tintorerías, tras haber comprobado que un elevado número de estos establecimientos incumplen las normas que regulan su funcionamiento.

Sendos estudios realizados en los últimos años por las Asociaciones de FACUA en Cádiz y Sevilla ponen de manifiesto las carencias de las tintorerías en cuanto a la información obligatoria que deben mostrar a los consumidores, relativa a aspectos como los precios, la posibilidad de indemnización, el horario y la disposición de hojas de reclamaciones, entre otros.

Así pues, según dichos estudios, la tercera parte de las tintorerías gaditanas no tiene a disposición de los usuarios una copia del Reglamento y ninguna de ellas de la Carta de Recomendaciones al usuario. En el caso de Sevilla, el 28% de los establecimientos visitados ni siquiera exponen un cartel explicativo sobre la existencia de estos documentos.

Por ello, los consumidores deben tener en cuenta que las tintorerías están obligadas a exhibir al público, de una forma perfectamente visible y en caracteres de tamaño superior a los siete milímetros, unas leyendas en las que se especifiquen, además de los horarios de apertura al público, los precios máximos de los diferentes servicios tipo y del resto de servicios complementarios que ofrezca la tintorería.

Por otro lado, FACUA recomienda a los usuarios que, en el momento de entregar la prenda, exijan al establecimiento la entrega de un resguardo justificante, en el que se hagan constar todas aquellas observaciones que el usuario o la empresa estimen oportunas en cuanto al color o estado de la prenda y el tratamiento o cuidado que se ha de aplicar.

El consumidor no debe olvidar que este resguardo de depósito se convierte en factura una vez que, tras mostrarlo para la retirada de la prenda, se le ha de devolver con la inscripción de haberse pagado el servicio, y será la acreditación necesaria para cualquier reclamación posterior.

Además, FACUA recomienda a los usuarios que lleguen a un acuerdo con la tintorería para lo cual hay que efectuar una valoración económica de la misma en el momento de la entrega y hacerla constar en el resguardo. Esta valoración previa sería de obligado cumplimiento para ambas partes en caso de extravío o deterioro.

No obstante, el estudio realizado por la Asociación de Consumidores y Usuarios de Cádiz el pasado año desvela que ninguna de las nueve tintorerías existentes en esta ciudad pacta con los usuarios la cuantía de la indemnización. Pero este dato va más allá en el caso de las tintorerías de Sevilla, ya que, según el estudio efectuado por la Asociación de Consumidores y Usuarios de Sevilla en 1997, casi el 25% de estos establecimientos llegan incluso a ocultar a los consumidores su obligación a indemnizarles.

FACUA también recuerda a los usuarios que es conveniente examinar la prenda antes de retirarla para comprobar que el servicio ha sido correcto y no se han producido daños. A este respecto, el consumidor ha de tener en cuenta que la tintorería está obligada a repetir el servicio sin coste alguno si el consumidor no está conforme con el servicio prestado, salvo que en el resguardo, firmado por el cliente, el responsable del establecimiento hiciera constar la posibilidad de que no quedara bien el servicio solicitado, debido a una circunstancia excepcional en la prenda o porque el cliente haya solicitado un tratamiento no idóneo y desaconsejado por el prestador del servicio.

Ya somos 197.911