La industria del azúcar de EE UU manipuló los estudios científicos para que no se redujese su consumo

Un estudio de la Universidad de California publica el análisis de 319 documentos internos del sector entre 1959 y 1971 que demuestran que las empresas influyeron en el diseño de políticas públicas de prevención de las caries.

La Universidad de California ha demostrado a partir del análisis de 319 documentos internos de la industria del azúcar de entre 1959 y 1971 que este sector manipuló los estudios científicos en EE UU para impedir que saliesen adelante políticas públicas de prevención de las caries. Estos documentos muestran cómo trataron de influir en las prioridades científicas del Programa Nacional de la Caries (NCP, por sus siglas en inglés) diseñado a partir del mencionado periodo.

El análisis de los documentos indica que desde 1950 las empresas de la industria del azúcar sabían que el azúcar daña los dientes y que los dentistas pedían restringir la ingesta de este producto como una medida clave para controlar la caries. Sin embargo, el sector decidió adoptar una estrategia de desviar la atención, con tácticas como financiar la investigación en torno a los enzimas que deshacen la placa dental o sobre una vacuna experimental contra el deterioro de los dientes. Además, se dedicaron a mejorar las relaciones con el Instituto Nacional de Investigación Dental de EE UU (NIDR, por sus siglas en inglés).

Las tácticas de la industria obtuvieron resultado: el 78% del informe elaborado por el sector al NIDR en aquel momento se incorporó directamente a la primera convocatoria de proyectos del Programa Nacional de Caries y las investigaciones que podrían haber sido peligrosas para los intereses de la industria del azúcar (específicamente, la investigación sobre métodos de medición de la propensión de los alimentos específicos que causan caries) quedaron fuera de las prioridades identificadas.

"Estos hallazgos sugieren que el Plan Nacional de Caries fue una oportunidad perdida para desarrollar una comprensión científica de cómo restringir el consumo de azúcar para prevenir el desgaste dental", concluye el estudio. De hecho, aunque el deterioro de los dientes cayó un 20% entre 1971-73 y 1980, el 64% de los niños desarrolló caries una década después de que se lanzase el Programa.

"Lo que es más importante, estos hallazgos demuestran cómo la industria azucarera se ha protegido de investigaciones potencialmente peligrosas para sus intereses, en el pasado", de igual manera que hizo la industria del tabaco.

El lobby azucarero sigue manteniendo una posición predominante en la actualidad. La Organización Mundial de Investigación del Azúcar, a la que pertenecen la Asociación Azucarera de EE UU y Coca-Cola, entre otros, sigue presionando hoy, a través de su oposición a las propuestas actuales, como la guía propuesta en 2014 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los cambios en la información sobre nutrición que se incluye en los envoltorios de los alimentos que fueron propuestos en 2014 por la Administración de Alimentación de EE UU.

En 2003, el sector consiguió que no saliese adelante la creación de un comité conjunto entre la OMS y la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de reducir los azúcares añadidos a un máximo del 10% de las calorías consumidas a diario. En lugar de esto, el lobby azucarero defendió que las políticas de salud dental deberían centrarse en el uso habitual de pasta de dientes con flúor.

Ya somos 190.587