En segundo lugar quedan las comisiones bancarias por ingresar dinero en cuentas de terceros

Las prácticas comerciales fraudulentas de las grandes eléctricas reciben el premio al #peorabuso2014

Las compañías presentan sus tarifas del mercado libre como si se tratase de descuentos u ofertas más ventajosas, cuando en realidad en la mayoría de los casos encarecen la factura.

Las prácticas comerciales fraudulentas de las grandes eléctricas reciben el premio al #peorabuso2014

Las prácticas comerciales fraudulentas de las grandes compañías eléctricas representan El Peor Abuso del Año. El sector energético ha sido merecedor de la distinción al recibir los votos del 38,5% de los consumidores que han participado en en la sexta edición de estos premios convocados por FACUA-Consumidores en Acción.

Los comerciales que visitan los domicilios de los usuarios incurren en prácticas engañosas para cambiarles de compañía o, dentro de la misma, de tarifa eléctrica. Y ello mediante engaños o directamente falsificando contratos, lo que ha provocado que multitud de consumidores hayan dejado de tener la tarifa semiregulada (denominada Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, PVPC) sin ser conscientes de ello.

FACUA advierte de que los comerciales de las eléctricas presentan a veces sus ofertas como un falso descuento que supuestamente no provocaría cambios contractuales. En otras ocasiones, el comercial deja claro que se trata de un nuevo contrato, pero lo presenta como una forma de reducir la factura aunque en realidad la encarece en la mayoría de los casos.

El segundo abuso que ha recibido más votos de los consumidores, el 30,7%, ha sido la comisión que cobran numerosos bancos por ingresar dinero en cuentas de terceros. Se trata de una práctica ilegal por la que FACUA ha denunciado a once entidades, que cobran dos veces por el mismo servicio: una al usuario que recibe el ingreso, que ya paga una comisión de mantenimiento anual de su cuenta, y otra a la persona que lo realiza.

Los otros tres nominados a El Peor Abuso del Año eran el spam telefónico de las compañías de telecomunicaciones, la cesión irregular de datos personales a hospitales privados por parte de varios hospitales públicos y las falsas ofertas de empleo que remiten a líneas 806.

Sexta edición

Los premios a El Peor Anuncio, La Peor Empresa y El Peor Abuso son una iniciativa que FACUA organiza cada año en la que los consumidores castigan las prácticas empresariales más irresponsables, abusivas o fraudulentas para enriquecerse a costa de vulnerar sus derechos. Los usuarios han votado desde el 16 de febrero en la web FACUA.org/peorempresa2014.

Tras dar a conocer El Peor Anuncio, la campaña de Endesa 'Creemos en la energía de este país y El Peor Abuso, el jueves está previsto que FACUA desvele el nombre de la #peorempresa2014, premio por el que compiten Bankia, Divatto, Orange, Repsol y Gilead, el laboratorio del fármaco contra hepatitis C Solvadi. No obstante, la asociación no descarta convocar un desempate entre las dos más votadas, ya que están a escasa distancia, algo que ya ocurrió en 2012 con Bankia, Movistar y Vodafone, tras lo que ganó la multinacional española de telecomunicaciones por tercer año.

LOS NOMINADOS AL PEOR ABUSO DEL AÑO

Prácticas comerciales fraudulentas de las eléctricas. Los comerciales que visitan los domicilios de los usuarios siguen, un año más, realizando prácticas engañosas para beneficiar a las empresas. El objetivo es cambiar al cliente de compañía o, dentro de la misma compañía, de tarifa eléctrica. Y ello mediante engaños o directamente falsificando contratos. Al final, numerosos consumidores se ven con una tarifa del mercado libre que encarece su factura.

Comisiones bancarias por ingresar dinero en cuentas de terceros. FACUA ha denunciado el cobro de numerosos bancos de comisiones por servicios básicos como ingresar dinero en una cuenta ajena. Las entidades bancarias cobran dos veces por el mismo servicio: una al usuario que recibe el ingreso, que ya paga una comisión de mantenimiento anual de su cuenta, y otra a la persona que lo realiza.

Spam telefónico de las empresas de telecomunicaciones. Las telecos siguen llamando insistentemente y a deshora requiriendo datos para hacer ofertas que no lo son. Así instan a los consumidores al cambio de compañía pese a que son llamadas no solicitadas y haciendo caso omiso en numerosas ocasiones a las peticiones de los usuarios de no volver a hacerlo.

Cesión irregular de datos personales por parte de hospitales públicos. Los datos relativos a la salud están especialmente protegidos por la ley. Sin embargo, este año se han producido irregularidades en hospitales de Cuenca, Murcia, Logroño y Fuenlabrada, que han cedido, sin el consentimiento de los usuarios, sus datos a centros sanitarios privados para derivarles pacientes y reducir de esta manera las listas de espera.

Falsas ofertas de empleo que derivan a líneas 806. A través de cuentas de Twitter y de anuncios hay numerosas ofertas falsas de empleo que en realidad remiten a un número de tarificación adicional con prefijo 806. Cuando los usuarios llaman a estos números de alto coste no hay oferta de trabajo ninguna, sino una operadora que mantiene al usuario en la llamada con toda clase de preguntas para ganar dinero a su costa.

Ya somos 188.764