FACUA denuncia que el hachazo en renovables fue un montaje que beneficia a las grandes energéticas

El recorte de 3.000 millones de euros de Industria de 2014 se basó en un informe inexistente, dado que el mismo se realizó tres meses después de aprobarse la nueva norma.

FACUA denuncia que el hachazo en renovables fue un montaje que beneficia a las grandes energéticas
FACUA considera que el corte a las renovables pretendía demonizarlas para hacer creer que son las responsables de la carestía del servicio | Imagen: Hernán Piñera (CC BY-SA 2.0)

FACUA-Consumidores en Acción denuncia que el hachazo de 3.000 millones de euros que Industria dio a las renovables en 2014 fue un montaje del Gobierno que benefició a las grandes energéticas. La asociación considera alarmante que el Ejecutivo muestre, una vez más, que su prioridad cuando legisla no son los intereses de los ciudadanos sino los de las principales empresas energéticas, casualmente las mismas en las que los miembros del Ejecutivo trabajan cuando dejan sus cargos por el mecanismo de puertas giratorias.

Con la excusa de que la electricidad fuese más barata para los usuarios -algo que no ha ocurrido pese al recorte-, Industria inició en 2013 una reforma eléctrica para cambiar el sistema de primas a las energías renovables. Para justificar un posible recorte en dicho sistema, encargó dos informes a las consultoras Roland Berger y Boston Consulting, con la idea de que estableciesen los estándares de costes de inversión y operación de las tecnologías del régimen especial.

FACUA considera insultante que el propio ministro de Industria, Energía y Turismo anunciase sin ningún pudor, cuando se presentó la reforma energética que eliminó los 3.000 millones de euros de financiación de las renovables en 2014, que para la toma de la decisión se habían tenido en cuenta los informes de las consultoras, que ahora, ante el Supremo, el Ministerio ha tenido que desmentir.

La documentación que Industria ha presentado en el Tribunal Supremo demuestran que sólo se llevó a cabo un informe y que éste tiene una fecha tres meses posterior a que se publicase en el Boletín Oficial del Estado el decreto que contenía el recorte. FACUA considera un despropósito que además los cálculos del informe indicaban un recorte menor en los ingresos de las instalaciones.

Industria ha remitido al Alto Tribunal, como parte de la tramitación de las denuncias presentadas por cientos de productores de energías renovables en contra del decreto, el informe realizado por Roland Berger.

El segundo estudio, encargado a Boston Consulting Group, ni siquiera se ha utilizado, y lo único que el Gobierno indica al Supremo es que el contrato con dicha empresa se ha rescindido por numerosos incumplimientos.

FACUA recuerda que se vuelve a demostrar que el interés de este Gobierno es proteger a determinadas empresas por encima de los intereses de los ciudadanos. La asociación considera que el corte a las renovables pretendía demonizarlas para hacer creer que son las responsables de la carestía del servicio. Los usuarios vuelven a verse perjudicados ante una situación que repercutirá tanto en el precio como en la calidad de un servicio básico como es el suministro eléctrico.

Ya somos 188.801