FACUA alerta que todas las líneas 800 siguen siendo accesibles ya que la desconexión que ha entrado en vigor afecta a numeraciones que no existían

La Federación demanda que la medida afecte a todas las líneas de tarificación adicional independientemente de su precio, además de un control real y efectivo del sector por parte del Gobierno.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) alerta que todas las líneas 803, 806 y 807 (sustitutas, junto a las líneas 907 de acceso a Internet, de los 906) siguen siendo accesibles desde cualquier teléfono fijo o móvil ya que la obligación de que sea el usuario quien solicite por escrito utilizar estos servicios afecta a numeraciones que no existían y, posiblemente, nunca existirán.

Y es que la Orden 2.410/2004, de 20 de julio, del Ministerio de la Presidencia, exime de la desconexión a todas las líneas con prefijos 800 que existían hasta la fecha, cuya cuarta cifra, que determina la tarifa que se aplica al usuario, va del 0 al 5. El resto, es decir, aquéllas en las que el cuarto número va del 6 al 9, ni siquiera funcionaban ya que estaban afectadas por una moratoria que ha quedado derogada ahora con la citada Orden.

Es decir, la nueva norma simplemente ha autorizado que comiencen a funcionar líneas 800 con un precio superior a 1,00 euro más IVA desde fijo o 1,30 euros desde móvil, con el condicionante de que para acceder a ellas el usuario debe solicitarlo expresamente a su operador de telecomunicaciones. FACUA considera que ninguna empresa realmente interesada en ganar dinero utilizará las líneas de nueva autorización, ya que serán muy pocos los usuarios que pidan por escrito acceder a ellas, como ocurrió a comienzos de los 90 cuando se restringieron las llamadas a los prefijos 903.

Así, la histórica reivindicación de las asociaciones de consumidores de que el 100% de las líneas de tarificación adicional sólo sea accesible previa petición por escrito del usuario sigue pendiente salvo en el caso de las que ofrecen la conexión a Internet, los prefijos 907, que sí se han visto afectados por la restricción que entró en vigor el 21 de agosto. Una demanda a la que se suma la necesidad de que el Gobierno ejerza un control real y efectivo sobre el sector para poner freno a los numerosos fraudes y abusos que se producen.

Los fraudes multimillonarios que vienen sufriendo miles de usuarios a través de determinadas líneas 800 suponen hasta 34,80 euros (30,00 euros más el 16% de IVA) por cada llamada que alcanza la duración máxima que permite la regulación vigente, 30 minutos. Y ello en el caso de las llamadas desde fijo, ya que en el caso de los móviles llega a los 45,24 euros (39,00 euros más IVA).

En su informe Los timos de las líneas 800 (antes 906), la Federación denuncia ocho tipos de timos y abusos a través de las líneas de tarificación adicional. Entre ellos, falsas ofertas de trabajo, videntes, regalos que acaban costando menos que la llamada que hay que realizar para confirmarlos...

Ya somos 198.028